LEAD COFFIN – Aquí mueren los chivatos, 2015

Enlaces: Web Oficial Facebook BandCamp

leadcoffin01Con este curioso nombre para una demo se presentan LEAD COFFIN, banda de grindcore (aunque la etiqueta es demasiado breve, como explicaremos más adelante) procedente de la urbe hispalense. Un trío en lo que más destaca es la experiencia sobre los hombros, ya que todos sus miembros proceden de grupos con bastante recorrido, como PURULENT NECROPSYS.

Al escuchar esta demo queda claro cual es el objetivo: Volver al grindcore primario, ese practicado por REPULSION, que en el fondo no era más que un hardcore punk muy guarro y acelerado y con letras gore. Un hardcore extremadamente sucio que en muchos casos derivaba al crust de DOOM y AMEBIX, ya que en el fondo, la diferencia estilística era escasa. Más adelante con la evolución de los estilos, gracias a los seguidores de dichos grupos citados, los caminos se ramificarían enormemente, pero eso es otra historia…

Pero LEAD COFFIN no hablan de cadáveres pudriéndose en la bañera de tu vecino, sino de crítica social y política, y como es menester en el grindcore, de manera bastante irrespetuosa y faltona. Véase el tema “Asalto a la reja”, sobre los rocieros de Almonte, o el propio artwork de la demo, un collage de lo más rancio y lo más escabroso de este país. Todo ello aderezado con samplers del quinqui de los años 80 (aunque hay alguna que otra sorpresa bastante reconocible…), acompañados de un sintetizador que le da un aire ochentero cutre bastante encantador. “Grindcore de barrio”, como su propio guitarrista, Miguel, lo denominó.

En el aspecto netamente musical, encontramos una mezcla de grindcore, crust y punk, algo que se refleja bastante bien en la voz de Gzú, que berrea con un tono de voz entre lo chillón y punki de barrio y que influye bastante en la personalidad de la banda. No obstante, el punto negativo está en que los temas son demasiado largos para lo que piden los estilos musicales de los que beben, habrían tenido más impacto si en lugar de tres o cuatro minutos largos, los hubieran dejado en una duración ligeramente más breve. Eso no quita que vayan a la rapidez básica y guarra, sin florituras ni adornos, pero a veces da la sensación de que el tema ya ha dado todo lo que tenía que dar y aún nos queda un poco de minutaje. Esto deriva en que se nos vaya la atención antes de lo debido.

La producción es la que se espera, típica de una demo de estas características, con un sonido sucio y feo, aunque, opinión personal, habría bajado algo la voz en la mezcla, por muy particular que sea y habría subido algo las guitarras. Como es una maqueta, no espero que ya tengan un sonido aplastante y más claro, ya habrá tiempo para ello.

La materia prima es buena, este grindcore/crust primario gustará a todos los seguidores de los estilos y más a aquellos desencantados con el giro actual de ambos géneros, pero todavía tienen cosas que pulir y trabajar. Si ya son directos y van al grano, deberían serlo aún más. Obviamente, también deberán conservar los puntos a favor de los que hablamos, como la temática quinqui e hiriente o la experimentación con otros géneros,como el blues en “The Johnny Winter tribute”, que empieza con un blues basado en el ya fallecido músico y que pronto deriva en otra salvajada más. Son estos elementos los que crean la personalidad de la banda.

Si logran todo esto, pueden llegar a crear algo muy interesante. Es una buena demo, con sus defectos, pero prometedora.

firmapablobalbontín

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS