LAST DISSONANCE (ESP) – Wealth slaves, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

La juventud en el mundo de la música ya no me pilla por sorpresa. Es más consecuencia de mi propia vejez… y el que grupos noveles saquen buenos discos tampoco. Los medios están al alcance de muchos y lo que hace falta es creatividad y calidad; si no las dos en el mismo producto, al menos una. A poco que uno se esfuerce salen cosas decentes. El problema es si se quiere destacar. En el caso de LAST DISSONANCE y su EP de debut Wealth slaves, andan por el buen camino. Creados hace escasamente un par de años y con algún cambio de formación ya en su seno (el principal la marcha del guitarrista Xavi, que grabó este EP y que ha hecho que Alex Serra, también en DULLBOOZER, pase del bajo a la guitarra), pero con las ideas bastante claras: death metal melódico con toques metalcore, aunque anecdóticos en favor de lo primero, lo que los encuadra en eso que se llamó en su momento el post melo-death.

En cinco temas no se pueden sacar conclusiones completas, pero sí una buena diapositiva de lo que pretende el combo catalán con Wealth slaves. Primero la propia idea conceptual, bien reflejada en su portada, que me recuerda a dos de sus posibles influencias musicales: THE ABSENCE y GOD FORBID. El pájaro, que por naturaleza busca el camino libre hacia el sol, se ve cortado en su camino por la propia flecha del bienestar terrenal. Esto lo refleja muy bien el propio “Wealth slaves” en su letra, que ya de paso es uno de los cortes más puramente core del conjunto, con parones incluidos y una estructura muy pesada, que no es la tónica dominante en el resto, aunque bien es cierto que la diferencia estilística entre temas no es excesiva. Después, la intención de ofrecer todo con el mejor de los ropajes, para lo cual han usado los IAD Studios de Ricardo Estrada y José Fernández, donde han conseguido la pátina actual y contundente que pretendían con muy buenos resultados, incluso en la batería, que es siempre la perjudicada en mezclas tan pulidas al detalle.

Finalmente tenemos la propia composición. En LAST DISSONANCE veo dos elementos que me llaman la atención: la melodía de los riffs y la voz brutal de Pablo que es lo mejor de todo por su variedad y huida de los clichés típicos. En el primer elemento me vienen a la cabeza HEAVEN SHALL BURN o ALL SHALL PERISH. Les falta pulir un poco el tema estructural, construir cortes un poco más claros en su desarrollo para que tengan personalidad entre sí (realmente hasta la citada “Wealth slaves” las diferencias no son excesivas, una vez que salimos del enganche inicial de los riffs de “Fight it“). Pero los cimientos están bien construidos. La pena es que el artífice de éstos, Xavi, haya dejado la banda, aunque a buen seguro que Alex Serra le sabrá sustituir muy bien y aplicar lo ya demostrado en DULLBOOZER. En el segundo elemento, la voz de Pablo, me han venido a la mente desde el primer momento ILLDISPOSED. Es el elemento más extremo del grupo y es de agradecer que no ofrezcan la misma voz de siempre y sepan combinar bien guturales y agresivas.

En veinte minutos LAST DISSONANCE ofrece una buena muestra de death metal melódico de aires renovados, con calado lírico, trabajo detrás y elementos necesarios para augurar un notable futuro. De momento Wealth slaves es una muestra de capacidad técnica, sonido y melodía no exenta de brutalidad, que les hace entrar en la lista de bandas a tener en cuenta.

Comparte:

COMENTARIOS