LAHMIA (ITA) – Resilience, 2019

Enlaces: Facebook BandCamp

Hará cosa de año y medio que tuve mi primer encuentro con este grupo. Supongo que sería en uno de esos buceos intensivos que se hacen de vez en cuando por Youtube, donde empiezas escuchando un tema de algún grupo conocido y poco a poco, tras idas y venidas y recomendaciones varias, acabas perdido en un mar de bandas completamente desconocidas pero altamente disfrutables. Con LAHMIA fue amor a primera vista. Escuché un tema y me gustó mucho, busqué otro y me encantó y el paso siguiente fue escuchar el disco entero y acabar completamente rendido a sus encantos.

Estaba en un pequeño estado de shock. Era como si hubiese atravesado un agujero de gusano y me hubiese trasladado a finales de los 90. A la época dorada del death metal melódico sueco. Los nombres que me venían a la cabeza eran tantos y de tanta calidad que me temblaban las piernas. DARK TRANQUILLITY, IN FLAMES, AT THE GATES, ARCH ENEMY, SENTENCED, AMON AMARTH, INSONIUM y pinceladas de grupos menos top como SKYMNING, CEREMONIAL OATH o GARDENIAN entre otros. Incluso se atrevían, para cerrar el disco, con una canción de reminiscencias doom con fuertes influencias de MY DYING BRIDE. Todo mezclado con un sonido más moderno, a medio camino entre los discos de DARK TRANQUILLITY a partir del Damage done y de BE´LAKOR (otros mancos…).

En definitiva, quedé muy prendado del disco, y mis conocidos son prueba de ello, con la brasa que di por las redes sociales. Solo había un problema: el disco era del 2013 y después de eso nada. El más absoluto silencio y ninguna noticia sobre el grupo.

Por suerte para mí y para sus seguidores, este año nos han presentado su segundo trabajo. Este Resilience que viene a continuar y confirmar que su primer disco no fue flor de un solo día.

A primera escucha el disco me produjo una pequeña decepción, ya que a mi juicio es menos variado que el anterior. Han tirado más por los temas AMON AMARTH en cuanto a ritmo y estructuras. Temas más rápidos, épicos y con mucho tremolo y grandilocuencia, perdiendo ese aire más melancólico, a la SENTENCED, que tenía buena parte de su anterior opus. Pero según te vas adentrando en él te das cuenta que los temas son más intrincados y con cierta complejidad. No en vano, para un disco de estas características que hayan tres de los ocho temas que superen los seis minutos no es muy habitual. Esto permite al grupo desplegar todas sus armas. Además de la velocidad y la rabia habituales, podemos encontrarnos con pasajes más sosegados, ritmos muy marciales y épicos y una absoluta devoción y obsesión por crear melodías de todo tipo. Esto hace que todos los temas sean tremendamente entretenidos. Estos señores son unas máquinas de crear melodías adictivas y riffs demoledores, punzantes y afilados cual gladius romana, que te perforan la cabeza una y otra vez y hacen que cuando has acabado el disco lo único que quieras es volver a escucharlo.

Resilience es una jodida orgía de riffs y melodías que hará tener sueños húmedos a los amantes del death metal melódico de la escuela escandinava.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS