LABYRINTH ENTRANCE (POL) – Deplore the vanity, 2021

Enlaces:

Tuve que cerciorarme varias veces porque me resultaba difícil de creer. El sonido de LABYRINTH ENTRANCE está tan bien construido que parecía realizado por un conjunto de individuos. Pero nada más lejos de la realidad, todo está realizado por Hunger, el pseudónimo elegido por Adam Ronij para sus proyectos de metal extremo, incluido LABYRINTH ENTRANCE

Profundizo en la señalada incredulidad porque esperaba algo mucho más lineal y menos variado (que no mediocre), y no una obra que llegase a ser bastante variada sin salirse de los estándares del black metal, porque Deplore the vanity está realizado de modo impecable, lejos de ser un black metal unidimensonial, aunque tampoco es tan heterodoxo como para que no sepamos lo que estamos escuchando. En otras palabras: conocemos de sobra los ingredientes, pero no cómo están cocinados ni sus proporciones. 

Echemos un vistazo al tracklist: en la mayoría de los casos, cuando vemos una serie de temas con nombres idénticos, diferenciados tan sólo con una numeración y alternados con otros de nombre normal, podemos imaginarnos que habrá interludios entre canciones. Lo extraño en este caso es que, como si fuera una tarea dejada a medio hacer, «Spirituality» sólo dispone de tres partes repartidas entre los cinco primeros cortes, y, teniendo en cuenta que disponemos de once piezas, la distribución es un tanto extraña. 

En efecto, las secciones de «Spirituality» son cortes breves, limpios y acústicos que introducen a dos canciones de black metal moderno. Nada fuera de lo común, pero tampoco pedimos más. Hasta aquí todo es bastante satisfactorio. Cuando mandamos a la mierda las expectativas es en la próxima parada. 

Si ya «Supreme rapture» tiene un ligero toque épico, «Paroxysm of blakk kult» va a por todas, dejando ver en su comienzo que la influencia del synthwave a lo PERTURBATOR está calando mucho más de lo que parece. Durante sus seis minutos Hunger es incluso capaz de jugar a ser SHINING, con un breve interludio acústico y samples hablados. Dicho toque a SHINING seguirá en «Dissolving weakness«, mezclado en su cierre con ese ambiente urbano que están sacando a relucir bandas como NETRA o WHITE WARD

Deplore the vanity no va a cambiar la escena, pero es interesante ver cómo un músico es capaz de introducir en una propuesta ortodoxa corrientes modernas que no dejan de ser escisiones del original. El maestro que aprende de sus alumnos. El tema homónimo, sin ir más lejos, es muy similar a lo que podrían hacer DEATH IN JUNE (sólo que sin ideologías de mierda) y ahí permanece, al lado de «Presence of the great sadness«, que no precisa de grandes artificios para querer arrancarte la cabeza. 

Al final, si nos quedásemos con los cortes más normales, como «Absence of light«, «Dogma hexagram» o «Supreme rapture«, tendríamos un EP bastante bueno, sin más. Pero son esos extras, la falta de miedo a incorporar influencias más novedosas, el cerrar la obra con una pieza de piano, lo que más valor le da a la obra en su conjunto. Ni quiere ser el más duro, ni tampoco parecerse a otros compatriotas. Tiene una visión muy específica de lo que debe ser su black metal, lejos de dogmas y limitaciones, sin tampoco perder el norte, y eso es siempre digno de admirar. 

Comparte: