L.A.C.K. (ITA) – The fragile (Soundtrack for the tormented), 2016

Enlaces: Web Oficial Facebook Youtube BandCamp

lack01El DSBM (Depressive Suicidal Black Metal) es una rama del black bastante curiosa, siempre ha tenido su nicho de público y ha estado aparte del resto del black metal. No quiere decir que, el que escuche DSBM no le de por el black metal ordinario. Pero sí es cierto que sus grupos, hasta hace poco, tradicionalmente se han mantenido en su lugar particular. Nunca han sido rechazados por el mundillo blacker como sí lo ha sido, por ejemplo, el NSBM, simplemente han sido el niño solitario de la clase. Eso sí, hasta que GRIS, NOCTURNAL DEPRESSION, HYPOTHERMIA o FORGOTTEN TOMB no han asomado la cabeza (aunque FT fueron, con diferencia, los primeros en dirigirse a un público más amplio), el género no ha ganado cierta popularidad, aunque alejándose y suavizando su fórmula original. Algunos incluso meten a los primigenios SHINING o HARAKIRI FOR THE SKY en el saco, cosa que no comparto para nada (incluso a HFTS se les ha llegado a tachar de “DSBM comercial”), debido a la temática de sus letras. Pero ahí entraríamos en el eterno dilema de si podemos considerar un género únicamente por su temática lírica, aunque sea común a una serie de grupos. Un debate que sucede incluso, con el viking metal.

Sin embargo, si nos adentramos en el estilo, sí que notaremos cierto aura diferente que no tiene el resto del black. La producción, bastante cruda en muchos casos y las voces, extremadamente desgarradoras (algunas acojonan), hacen que, para un servidor, el DSBM sí pueda ser considerado un subgénero por derecho propio. Queda ya la duda de si cualquiera de los grupos que lo practican, suavizan el sonido, se les podría seguir metiendo dentro del estilo. Pero eso ya es otro tema…

Tras este tocho de presentación, ahora sí, toca hablar de L.A.C.K. (Life’s Afflictions Can Kill), un proyecto unipersonal (otra característica común del estilo) creado por el italiano Christian D’Onofrio bajo el pseudónimo de Acheron, y que se presenta con su ópera prima The fragile.

El mismo etiqueta al proyecto como Post Depressive Black Metal, y a pesar del baile de nombres, no miente. En The fragile queda muy patente en todo momento qué quiere hacer Acheron y cómo. El contraste de la crudeza del DSBM se mezcla con la triste melancolía del post rock, y aunque en ocasiones ese contraste no está llevado muy bien del todo y resulta muy brusco, como si hubiésemos mezclado aceite y agua, los temas son buenos. Ambas partes están bien realizadas, lo que chirría todavía es la conjunción de estos. El combo inicial de “While the silence of the night…”, 100% post rock, y “Nothingness”, que ya se adentra en el terreno del black depresivo, funciona de manera bastante convincente. Sin embargo, cuando en esa canción se pasa de la sección agresiva a la tranquila, sucede prácticamente de golpe, como si fuesen dos canciones distintas, y ojo, que por separado serían dos cortes muy decentes. Pero, tal vez, la transición debería haber estado mucho mejor llevada. Esos breves instantes de silencio matan el clima.

Sin embargo, “Distress supernova” si que realiza esta tarea con éxito: Vamos de la sección de black metal furioso a la calmada, de una manera más lógica, mediante una sección ambiental, que se irá posicionando en un segundo plano de un modo progresivo, hasta desaparecer tragada por los tremolo-pickings más tarde

Así, hay una de cal y una de arena constante, mientras “The fragile” (posiblemente el mejor corte y que llega a emocionar con esa intensidad que va subiendo) o “Your reflection”, suenan cohesionadas en sus cambios de registro, “Stains” utiliza el tramposo recurso del sampler para disimular el cambio de un área a otra. Se perfectamente que (los primeros) FORGOTTEN TOMB y demás jefes del subgénero, también han usado estos contrastes bruscos entre diversas secciones, pero al menos eso se disimulaba con una nota mantenida, por ejemplo.

Irónicamente, aunque no hemos considerado a HFTS como una banda perteneciente al subgénero, lo cierto es que, L.A.C.K. al utilizar las mismas armas que los austríacos, en cuanto a que ambos toman mucho del post rock, consiguen parecerse a ellos.

Eso sí, al igual que doy palos, también he de valorar el esfuerzo por darle un sonido más claro con respecto a la demo, que, aunque parezca una tontería, en el DSBM hay muchos que se toman a pecho el no dar un toque extremadamente crudo a tus producciones. Toque que me parece muy loable y que en muchos casos queda bastante resultón (aunque, como todo, hay que saber hacerlo y siempre teniendo una base musical decente), si el artista decide limpiar el sonido, es libre de hacerlo. No niego que un sonido más “maquetero” no habría quedado nada mal, y le habría dado un punto más de fiereza, pero la producción dada es, sencillamente, la adecuada.

Se notan maneras en este primer opus, más allá de sus debilidades. Pero Acheron tiene madera para corregir esto y potenciar sus virtudes. Pueden salir cosas realmente muy interesantes. Aunque es lógico que en tu primer intento no sea perfecto, aquí hay madera para un futuro prometedor.

firmapablobalbontín

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS