KNABULU – Hordes of Knabulu, 2015

Enlaces: Facebook Youtube

knabulu01Desde una de las regiones más calurosas de España nos llega un nuevo proyecto de death metal con ciertos aires paganos. Os hablo del primer trabajo de los murcianos KNABULU, titulado Hordes of Knabulu. Cierto es que ellos consideran como una banda de viking metal fusionado con death, pero pocos elementos propios del viking podemos encontrar en este trabajo. Como bien digo arriba, sí se pueden respirar aires paganos en ciertos temas, pero es en líneas generales, death metal con diversas influencias.

Empieza a girar el redondo y abren con “In the name of Tiamat”, una intro con ciertos aires arábigos, que aparecerán tímidamente durante algunos trocitos del corte que sigue a esta introducción. “Hordes of Knabulu” comienza con un cabalgado de guitarras compacto, que me recuerda un poco a “The pursuit of vikings” de AMON AMARTH.

Baterías bastante clavadas, aunque el sonido escogido para las mismas no sea muy de mi agrado, ya que suena un tanto artificial. No sé si tendrá que ver en eso la producción general del disco, que es un tanto gris y le quita brillo a muchos buenos detalles que ofrece la banda.

Vuelven a atisbarse algunas melodías con tintes árabes en “Blood”, tema un tanto parecido a su predecesor, pero más variado y cañero. Cierto es que en “Hordes of Knabulu” la batería acelera al final, pero en “Blood” la caña está repartida a lo largo de todo el tema con los dobles bombos más rápidos y la caja marcando bien los golpes. No son sólo las baterías lo que más variación ofrece en este tema; las guitarras también varían más, aplicando diferentes técnicas y haciendo el corte más ameno.

Con “Evil bites” me descolocan un poco. El tema sigue la línea de los anteriores, medios tiempos, guitarras pesadas y machacantes…pero hacia el final me sorprenden con una incursión de guitarras limpias con un toque un tanto “nirvanesco” que no sé cómo encajar.

Sorpresas aparte, nos encontramos justo en la mitad del LP con la primera aparición de folklore. Dado el título del corte no podía ser de otra manera. “Cernunnos”, que así se titula este interludio, comienza con unas guitarras acústicas un tanto destartaladas; no sé si es que se grabaron sin tener un control total de lo que debían de ejecutar, si la melodía base no me convence o si, como digo arriba, es culpa del sonido, pero no me termina de convencer.

Cuando entra en escena la gaita que lleva la voz cantante en este interludio, se puede apreciar lo descompensados que están los elementos en la mezcla. Se escucha demasiado alta; tanto, que hasta la batería llega a quedar eclipsada. Es algo que estos chicos, cuyas ideas e intenciones son buenas, deberían tener en cuenta de cara al futuro. Nunca hay que tener prisa por sacar material, hay que estar muy seguro de que el sonido que buscas se refleje en tus trabajos.

Me gusta de “Souls prison” que Javi, a la batería ya hace uso de otras figuras de bombo bastante atractivas. El inicio de este tema es muy heavy, más clasicote, y es que a estos muchachos se les pueden sacar muchas pinceladas de distintos géneros como el propio heavy metal, el thrash o el groove metal. Está bien que se sepan reflejar gustos cuando se compone, eso es un punto muy positivo. Eso sí, animo a los guitarras a que expriman a su batería. Apunta maneras, y seguro que con composiciones más variadas se atreve a emplear otro tipo de ritmos y así todos mejorarán, y lo que es más importante, otorgarán más variedad a sus futuros trabajos. Eso sí, el final de “Souls prison” lo parte; la melodía de flauta es cojonuda, pero se vuelve a repetir el mismo fallo que con la gaita, el volumen del instrumento de viento es exagerado y deja al resto de instrumentos tapados.

Nos acercamos al final del disco, y con él llega el tema que más me ha gustado del mismo: “The fall of Knabulu”. Con un inicio muy melódico, enseguida cambian esa melodía por un riff bastante oscuro al que lo acompañan unos teclados que aumentan esa atmósfera de oscuridad. Al escuchar este tema pienso que hubiera molado que dieran más protagonismo a teclados en otros cortes. Es el tema que más se aparta del resto con diferencia; si durante todo el LP me da la sensación de que todos los temas son bastante lineales y llegan a parecerse entre sí, en este han conseguido incluir otros tipos de recursos instrumentales que lo hacen un tema muy atractivo. Eso sí, como gusto personal y como viene siendo habitual en mis reseñas, apuntar que echo de menos variación en las voces. Es uno de los motivos por los que el LP se me hace tan monótono. Siempre usa el mismo registro y a veces llega a saturar.

Es también en este tema en el primero en el que aprecio de verdad la línea de bajo, desaparecida totalmente durante la gran parte del LP. Es un error enorme, dado que las baterías y ritmos de este trabajo piden un bajo más alto y que rellene.

Para acabar, “Ancient king of Winter” es la única de las pistas que forman este “Hordes of Knabulu” que me suena a viking metal. Ese inicio es totalmente pagano, las guitarras forman melodías sencillamente perfectas y la flauta que entra de pronto no hace más que ensalzar esas melodías. Sinceramente y como devorador de viking/pagan/folk que soy, animo a los muchachos de KNABULU que sigan componiendo en la línea de los dos últimos temas, ya que creo que es lo que realmente se les da mejor y creo que es el sonido con el que deberían identificarse.

En resumen, un trabajo con un sonido que lamentablemente no es bueno, un tanto monótono, pero con buenas ideas e intenciones. Seguro que KNABULU seguirán trabajando para mejorar en todos los aspectos, de ser así, sacarán buenas obras que todos podremos disfrutar.

2firmajabo

 

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS