KHAYMAN – The unbreakable bounds of slavery,2012

Enlaces: MySpace Facebook Youtube Twitter

Con un planteamiento totalmente propio del otro lado del charco, nos llega KHAYMAN, banda que como el 99% de los grupos que conocemos, nace tras la creación y disolución de una serie de ramas del árbol genealógico musical de su zona, en este caso, provenientes de Guadalajara pero como os decía, con la vista puesta en tierras americanas.

En comparación con su anterior trabajo, la  demo “The criminal redneck orchestra”,  este “The unbreakable bounds of slavery” suena mucho más agresivo y metálico, además de poseer una excelente  producción, fruto del trabajo de Alex Cappa de Metal Factory Studios,que realmente ha hecho un gran trabajo, haciendo que los tres temas del Ep, emanen fuerza y rabia constantemente, plasmando así toda la energía de la banda. Las influencias siguen siendo innegables, quizá el anterior trabajo estaba más orientado hacia el sonido DOWN y en este sin embargo se encamina más hacia una mezcla entre los dos últimos trabajos de PANTERA y  LAMB OF GOD, eso sí, siempre con la figura omnipresente de Phil Anselmo y su banda en cada estrofa del cd.

Desgranando los temas, “Hurt my pride” abre el cd de la misma forma que lo haría un misil entrando en un centro comercial en época de rebajas, a medio camino entre “Contractor” de LOG y aquel maravilloso “The great southern trendkill” de los desaparecidos tejanos. Tanto en la voz como el resto de los instrumentos, se acercan demasiado a ese sonido, cumpliendo perfectamente pero sonando casi como una revisión de los grupos mencionados.

Seguimos adelante y le toca el turno a “Broken” que baja considerablemente el ritmo con que hemos comenzado, con un riff más calmado y denso, propio del Southern Metal de gente como DOWN, THE SING OF THE SOUTHERN CROSS o BLACK WATER RISING. Poniendo punto final llega “The calling”, con un riff que se apodera de tu cabeza en cuestión de segundos, ejerciendo de puente entre las dos vertientes estilísticas del grupo, combinado la rabia del comienzo y la densa calma sureña de su predecesora, un tema muy agresivo con diferentes cambio de ritmo que sin duda te enganchará.

Sin duda estamos ante un grupo de calidad, quizá con unas influencias demasiado marcadas, lo cual puede suponer un problema al resultar inevitables las comparaciones, sobre todo con una banda sagrada como es PANTERA, de todos modos está claro lo que quieren y saben hacer, prueba de ello; estos tres temazos.

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS