KEHLVIN (SUI) – The Orchard of Forking Paths, 2012

Enlaces: Web Oficial MySpace Facebook

Canciones con estructuras atípicas, tiempos nada convencionales y desarrollos ambientales que discurren de manera aparentemente fluida y espontánea aunque seguramente sean el fruto de una composición meditada y minuciosa. Y eso que la nota que acompaña al disco afirma que la banda se ha desmarcado deliberadamente de las largas instrumentaciones que caracterizaban sus anteriores obras. El enigmático título (traducido libremente, “el huerto de los caminos que se bifurcan”) sugiere que nos encontramos ante un punto de inflexión en la carrera de los suizos y que quizá estos se han adentrado en territorios inexplorados hasta el momento. Pues no. Post hardcore aderezado con una generosa dosis de sludge y hasta con algunos ingredientes de noise, eso es lo que vuelven a ofrecernos en este nuevo disco; una amalgama absolutamente contemporánea, en la línea de las bandas más destacadas de este género y sin duda a la altura de muchas de ellas, aunque también, es justo reconocerlo, difícilmente destacable dentro de una escena tan nutrida.

Así pues, ¿qué tiene de interesante este disco, en relación a los anteriores, si no han introducido elementos nuevos en las composiciones? La respuesta es que se los han quitado. Han desnudado las canciones, sin desprenderse de las atmósferas y las melodías que abundaban en otras entregas (así en “The Metaphysical Trout” o “The Orchard of Forking Paths”, que se encuentran entre las más logradas), y si acaso han ahondado en el uso de las distorsiones y las saturaciones, de manera que ahora suenan mucho más radicales que nunca. Como CONVERGE, aunque a muchísimas menos revoluciones.

Este no es un disco accesible. De hecho, yo diría que es una dura prueba para los sentidos. Es una de esas obras que requieren toda tu atención, que te crispan los nervios, te desazonan de una forma inexplicable y aunque después te reconfortan durante unos breves instantes consiguen mantenerte en vilo en todo momento y cuando acaban te dejan con una extraña sensación en el cuerpo. Es una experiencia solo apta para los más atrevidos. No digáis que no os lo habíamos advertido.  

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS