KATATONIA (SWE) – City burials, 2020

Enlaces:

Cuatro años después de haber dejado a sus seguidores un tanto descolocados con el álbum The fall of hearts, los suecos KATATONIA vuelven a ofrecernos un compendio de temas con su nuevo lanzamiento City burials. Si el del pájaro invertido era un disco un tanto anodino, en esta nueva colección de canciones la banda se empeña en meter el dedo en el ojo de sus seguidores, retorcerlo y hurgar en él hasta desplazarlo totalmente de la cuenca orbital. Así de tuerto les ha salido City burials, un disco muy reposado, despojado de casi cualquier capa metalera, abrazado al pop siniestro de las nuevas vanguardias indies.

Con todo, lo que tienen bandas de un increíble talento como KATATONIA es que hasta un disco tan aparentemente insulso como City burials se llega a escuchar con cierta apetencia e incluso, si uno hace el esfuerzo de sumergirse en él, puede lograr abrazar la oscuridad, la tristeza y la melancolía que sí están presentes en todos sus trabajos.

Entrando un poco en materia, la primera percepción es que la música de esta gente se nota más desnuda que nunca. Han eliminado mucho de los teclados, las guitarras pesadas y cierto “ruido” que engrandecía discos como Viva emptiness, acaso el cénit alcanzado por la banda hace ya mucho tiempo. El primer corte, “Heart set to divide”, es un aviso para navegantes. No es el más popero, porque de lo contrario habría quien no seguiría dándole para adelante al disco, pero ya se ven unas claras intenciones de redundar en ese espectro progresivo de cadencia lenta, con aditivos electrónicos y vocales etéreas que entrarían dentro de los parámetros descriptivos de aquel  The fall of hearts que tantas críticas suscitó. El inicio, un tanto pesaroso, se ve mejorado por una “Behind the blood” que acaba convirtiéndose en una de las pocas muestras de metal medianamente potente y por ende de los que mejor van a ser acogidos. Lo cierto es que es un gran tema donde destacan unas guitarras bastante enérgicas y donde podremos disfrutar de un buen solo de regusto heavy.

¡Ay, amigos y amigas! Agarraros porque a partir del tercer corte la cosa se pone divina de verdad. “Laquer”, que ya había dejado con la boca torcida a la parroquia doomster cuando lo presentaron como adelanto de este disco, es puro pop electrónico. Muy bien hecho, estoy de acuerdo, pero en todo caso no debemos olvidar que el pop es el enemigo número uno del metal. No se trata tanto de ser más o menos abierto de orejas, si no de principios básicos que se ven ultrajados sin piedad con el agravante de que te deja un regusto a buena música difícil de negar. Imperdonable que esta gente juegue de esta forma con un corazón negro deseoso de atmósferas pútridas y alaridos cavernosos y se vea metido en tan aviesos caminos. “Rein” levanta algo los ánimos con un rollo que quiere asemejarse a los buenos momentos de Dead end kings, último disco de la etapa “metal” de la banda. No lo consigue. “The Winter of our passing” vuelve por los vericuetos trascendentales, aunque nada comparado con ese chute de morfina que es “Vanishers”. En este corte la banda cuenta con la vocalista Anni Bernhard de la banda de pop alternativo FULL OF KEYS. No sé, ¿os acordáis de la etapa chunga de PARADISE LOST o MY DYING BRIDE cuando les dio por querer hacer música seria? Multiplícalo por cuatro y obtendrás este canto con el que adormecer a una manada de enfurecidos leones.

Pasado el ecuador del disco las esperanzas metaleras se van disipando a largas zancadas. “City glaciers” es otro ejemplo de rock progresivo en su variante más oscura, muy bien ejecutado y con algunas notas jazzísticas. Hay que reconocer el buen trabajo tras los parches de Daniel Moilanen, que sabe zafarse entre samples y demás sonidos maquinales para imponer su pegada personal y cada vez más intrincada. “Flicker” es el típico tema de KATATONIA, con su cadencia reconocible pero al que han eliminado capas de distorsión; vendría a ser algo así como la versión acústica de alguno de los temas de aquel soberbio The great cold distance. De mis preferidos junto con “Behind the blood”. Un emotivo piano nos sumerge en “Lachesis”, un tema puente de apenas dos minutos donde Jonas Renkse nos recita un fragmento de su negro poemario. Esta corta pieza enlaza con “Neon epitaph”, que sigue unos parámetros parecidos a “Flicker”, algo más atmosférica y con un trabajo de percusión generoso y bastante complejo. El disco en su versión sencilla finaliza con “Untrodden”, que ofrece muy pocas variaciones sobre lo anteriormente escuchado, resultando incluso un tanto cansino ya que repite constantemente las mismas premisas.

City burials parece más un disco en solitario del vocalista Jonas Renkse que de KATATONIA. En casi todo momento el polifacético músico y compositor se impone al resto de sus compañeros. La música rebajada a cotas de delicadeza máxima sirve de colchón para que Renkse recite su prosa cargada de acentos dramáticos y una lírica donde el sentimiento de pérdida es la tónica dominante. El propio  Jonas Renkse, así como el bajista Anders Nyström, forman parte, junto con componentes de OPETH y PARADISE LOST, de la banda de death metal BLOODBATH, con la que han editado uno de los discos de metal extremo más destacados del año 2018, The arrow of Satan is drawn, y algo me dice que el núcleo duro de KATATONIA formado por los dos músicos mencionados ha visto solventadas sus ansias metaleras con este proyecto y han dejado que su banda madre siga por un camino más introspectivo y de innovación. Desde hace bastante tiempo las bandas escandinavas vienen siendo algo así como un laboratorio de tendencias que después siguen muchas otras. KATATONIA siempre han sido influyentes, tanto en su primera etapa más doom/death, en la segunda pasando a un metal progresivo atmosférico o en esta más actual que podríamos calificar de dark progressive rock. En algunos aspectos este City burials me ha recordado mucho al más reciente y también arriesgado disco de los noruegos LEPROUS, Pitfalls, con ese uso recurrente de la electrónica dentro de parámetros progresivos para llevarnos a terrenos reflexivos e incluso de meditación.

Comparte: