KASSAD (GBR) – London Orbital, 2020

Enlaces:

Portada del álbum "London Orbital" de Kassad.

Cemento, hormigón, acero. Paisajes estériles y desolados, que pueden estar repletos de personas o completamente vacíos; poco importa, ya que su presencia es tan gris como las paredes que les rodean. En el contexto de este panorama es en el que se nos presenta KASSAD: una one-man band con la yerma frialdad de la gran urbe como telón de fondo. A nivel personal, y antes de contar nada del disco, quiero destacar el acierto que me parece atacar esta temática desde la perspectiva del black metal. Pocas veces antes una banda había tomado este arquetipo como clara inspiración, a pesar de que en otros terrenos artísticos goza de gran popularidad (sin ir más lejos, la corriente fotográfica conocida como urbex es un perfecto ejemplo de ello). Como mucho, la tenía vista en portadas de algunos álbumes del subgénero DSBM, como en el caso de los suecos SHINING, o también en bandas de estilo industrial como los ochenteros españoles ESPLENDOR GEOMÉTRICO. El diseño de portada e interior de London Orbital apuntan de pleno a esta perspectiva, y merece una mención especial la elección de la gama de grises como únicos colores de todas sus fotografías.

En esencia, este es el relato que KASSAD pretende evocar con su música ya no solo en este último disco, sino también en sus dos trabajos anteriores (el EP Humans de 2016 y el álbum Faces turn away de 2017). Compuesto de únicamente cinco temas pero que sobrepasan en todos los casos los cinco minutos de duración, las canciones de London Orbital se mueven siempre en tempos intermedios, con ocasionales interludios atmosféricos que contribuyen a relajar la tensión acumulada cuando es necesario. Aunque lo desarrollo con detalle más adelante, a priori la primera conclusión que puedo extraer es que esperaba mucho más de este álbum. Los cinco temas son bastante previsibles en su desarrollo, tal y como cabría esperar de una banda de black metal de estilo atmosférico, y aunque la ejecución es correcta, no aportan nada nuevo ni tampoco implican un gran salto cualitativo en el estilo. Como mucho, se pueden notar ciertos toques cercanos al post-rock, o al llamado post-black, pero tampoco es nada que resulte especialmente llamativo. No pretendo decir que se trate de un disco completamente pasable, y es que la atmósfera que crea London Orbital, si logramos fijarnos un poco en los detalles que esconde la obra, puede llegar a sumergirnos agradablemente durante un rato; la pena es que no va mucho más allá de eso. Quizá parte de esta sensación me la he llevado por culpa de unas líneas melódicas que se notan poco inspiradas, y no del todo adecuadas para el tono sombrío que se pretende transmitir. En comparación con el Faces turn away, la disonancia característica de sus canciones ha dado paso a melodías con el toque nostálgico en tono menor propias del black más bucólico, y no me acaba de encajar con el cánon estético que la banda, aparentemente, persigue en todos sus trabajos.

A nivel de producción, lo primero que salta a la vista en comparación con sus obras anteriores es el salto cualitativo que se ha dado en los valores de producción, y también, de manera notoria, en la calidad interpretativa. Si bien la voz ha perdido parte de su crudeza al gozar de una producción mucho más cuidada, el efecto que logra al estar perfectamente difuminada y mezclada con el mar sonoro que es el resto de instrumentos le aporta un toque muy distintivo a la música. Se nota que la mente detrás de KASSAD ha aprendido con la experiencia, y quiere ir más allá de una mera banda de black metal atmosférico «de YouTube». Un punto no tan positivo, en cambio, son las guitarras, ya que resultan terriblemente monótonas en su tremolo constante, con un desarrollo compositivo prácticamente inexistente. Esta manera de tocar, aun tratándose de un elemento fundamental en el estilo, podría haberse mejorado mucho buscando un extra de variedad en este terreno.

La impresión que se desprende tras varias escuchas no cambia notoriamente respecto a la primera; sin embargo, sí que hay una serie de detalles que se revelan con el tiempo, y pienso especialmente en las diversas capas de sintetizadores y teclados que contribuyen a desarrollar la ambientación del disco. Dadas las características que he ido describiendo hasta ahora, se puede extraer que sobre ellos recae el gran peso de este álbum, y aunque están perfectamente integrados en la música, la banda podría haber ido un paso más allá, quizá buscando inspiración en la música de estilo industrial, que como he comentado al principio está muy conectada temáticamente con la narrativa que KASSAD presenta. En conclusión, se podría decir que London Orbital posee una serie de elementos muy interesantes por separado que bien combinados podrían llevar a convertir al proyecto en algo singular y memorable, pero, por desgracia, no acaban de estar del todo coordinados, y el resultado es un álbum un tranto irregular. Teniendo en cuenta el bagaje previo de la banda y la, eso sí, notable producción de este título, KASSAD sigue tratándose de un proyecto muy prometedor al que valdría la pena estar atentos para ver qué nos depara en un futuro.

Comparte: