KADAVERDISCIPLIN (SWE) – Death supremacy, 2017

Enlaces: Facebook

¡Bendita Escandinavia! A veces no somos realmente conscientes de lo que hacen (probablemente sin quererlo) los países escandinavos por el metal extremo. Constantemente exportando grandes bandas al mundo, inspirando e influenciando a centenares de bandas por todo el globo, como si de un fenómeno mediático se tratase, con la diferencia de que lo mediático no casa con lo underground, cosa que hace más meritorio este fenómeno.

Esta vez nos plantamos delante del monitor para analizar el debut de los suecos KADAVERDISCIPLIN, Death supremacy, editado por el sello neerlandés Hammerheart Records. Pues bien, ¡menudo estreno el de estos muchachos! Lejos de ser un disco de black metal novedoso, ya que es obvio que han mamado de la escena escandinava noventera y es lo que, de manera más o menos directa, supongo que quieren plasmar en esta obra. Pero la calidad con la que está ejecutado, las composiciones dignas de cualquiera de las bandas a las que pueden llegara a recordar o incluso mejores, la producción… todo juega a favor de los de Västervik, que tienen las ideas muy claras y saben de sobra cómo llevarlas a cabo.

Me gusta que, a pesar de que en líneas generales el black metal que expelen es de corte rápido, dejen hueco para ritmos más lentos, ya sea haciendo alusión al rock o al death, dotando de una frescura al disco que es de agradecer. Tremendo trabajo de guitarras, las cuales confeccionan macabras y gélidas melodías que te teletransportan a una de las épocas doradas de la second wave del black, pero siempre sin dejar de lado esos guiños a otros estilos cercanos, complementándose de manera recíproca con las baterías que, como os sugería hace unos renglones, van a toda pastilla la mayor parte del tiempo. Creo que la autenticidad con la que han abordado la composición les va a granjear quedar bien posicionados en las (para muchos odiosas) listas de discos del año, al menos en las referentes al estilo. Black metal sin concesiones y directo como un balazo en el pecho. Los que me leen saben que me gusta siempre mencionar las bandas que han venido a mi mente podrida por la música y la droga, para que el lector pueda hacerse mejor idea de lo que se puede encontrar en cada caso, y en esta ocasión no podía ser menos. Tras las primeras escuchas pensaba «joder, a pesar de que no es un black metal tan similar en muchas cosas al de BLODSRIT, me recuerdan muchísimo a ellos«, hasta que, revisando la formación vi que Naahz también se encargaba de las voces en BLODSRIT, banda a la cual le tengo un aprecio especial. Pero en cuanto a musicalidad han sido a muchas otras las bandas a las que me han recordado, incluso a bandas de fuera de la escena escandinava: SARGEIST, INFERNAL WAR, MARDUK, NEGATOR, FUNERAL MIST, CIRITH GORGOR o ENTHRONED, por poner unos pocos ejemplos. Es uno de los muchísimos fenómenos musicales que me flipan, que las bandas sepan sacar a relucir su (posibles) influencias de entre un sonido personal, sin copiar, dejándose llevar por lo que realmente les gusta hacer, ya que es la única manera de conseguir esto. Cuando no se hace así lo único que se consigue son meras copias baratas que no hacen más que engrosar la listas de discos (o bandas a veces) del montón.

Las labores vocales de Naahz me han enamorado de igual manera que lo han estado haciendo durante todos estos años con BLODSRIT; es un vocalista que me gusta mucho. Sabe sacar partido a su timbre, a sus modulaciones, y el color de su gutural es muy atractivo. Participación discreta pero correcta de las cuerdas gruesas, a las cuales se echa un poco de menos en la producción, aunque no tanto como para interferir en la calidad total del álbum. Si eres de los que les gusta el black metal sea cual sea la manera de practicarlo no dudes en darle un tiento a este opus, ya que contiene auténticos futuros himnos del género negro (como para mí han sido por ejemplo «Longing for winter» o «Leading them (through the pearly gates)«, mis favoritas del disco) que no puedes pasar por alto, cabrón de mierda.

Comparte:

COMENTARIOS