JUGLARES DE FUEGO – Ignis, 2015

Enlaces: Facebook Youtube

juglaresdefuego04Qué complicado es a veces escribir una reseña sobre un disco… Este debut de los valencianos JUGLARES DE FUEGO es uno de estos casos. Empecemos pues por donde pueda y que salga el sol por donde guste…

Pues bien, Ignis, musicalmente hablando, es ciertamente bueno, hay ideas y composiciones brillantes. Sin embargo, tras escucharlo una y otra vez, nos quedamos, por desgracia, con que lo malo prevalece sobre lo bueno. ¿Por qué? Pues porque no se puede grabar un disco con semejantes carencias de sonido. Adoro el sonido alto del bajo en los álbumes (tanto es así que Stream of consciousness de CRYPTIC SLAUGHTER, aun sonando a absoluta chatarra, es uno de mis favoritos en este aspecto), pero en un disco como Ignis este instrumento no debería ser protagonista, y menos con el sonido final conseguido (y comiéndose a unas guitarras con un sonido demasiado opaco). La mezcla de estilos de la banda, que oscila entre partes progresivas, power metal y metal sinfónico no ayuda demasiado a compactar el producto, ya que parece como si quisieran abarcar todo sin dominar esquemas básicos.

Otro handicap tremendo del disco son las voces. Sinceramente, Miguel Ángel Muñoz no parece un mal cantante, pero no sé si es debido al sonido o no, en algunas ocasiones parece como si se fuera de tono. De todas formas, tiene buenos detalles con toques “árabes” en muchas partes, que quedan mucho mejor que las voces más agresivas o guturales. Los teclados, muy flojitos también, con un sonido muy deficiente. Y el batería Jose se nota que se desenvuelve mucho mejor en los medios tiempos que en las partes rápidas, estas últimas escasas pero muy pobres.

Una vez analizado todo lo malo, desgranemos lo bueno de JUGLARES DE FUEGO. Como bien afirmé antes, hay composiciones brillantes (excelente por ejemplo, el estribillo de “Lo que fui”), muy buenas ideas y un gran intento de aunar varios estilos para conformar un estilo propio, algo que se agradece. Lo curioso es que Ignis no es un disco mediocre salvando el tema del sonido, para nada, es más, engancha muchísimo, es muy entretenido, gracias sobre todo a sus contínuos cambios de ritmo y sus melodías. Al final no tengo muy claro por qué me gusta este disco, porque hay veces que suena hasta bizarro, y tal y como soy yo, eso me puede.

Es por todo esto que no se le puede perdonar al grupo haber editado un disco con un sonido más propio de una maqueta, y es que la precipitación nunca fue buena consejera. Espero que mejoren en el futuro sobre todo el sonido, porque un disco es tu presentación al mundo musical, y es fundamental hoy en día sonar profesional. Una pena.

miguelfirma

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS