JUAN MAGÁN – The king is back Vol. 1 EP, 2014 [Día de los inocentes]

Enlaces: Facebook Twitter

juanmagan01Las revoluciones de verdad, son aquellas que se producen de manera silenciosa, sin que el mundo, por norma general, se de cuenta de ello, y cual nieve derretida en marzo, cambie el paisaje por completo, mientras la plebe, en una mezcla de ignorancia e inocencia, se pregunta «¿y cuando ha cambiado todo?

En 2012, mientras la gente estaba más preocupada por absurdas profecías maya sobre el fin del mundo (una constante en la humanidad, el vaticinar su propio fin), surgió un álbum que se había estado fraguando lentamente, en silencio, empapándose de todos estos pequeños cambios progresivos que sólo algunos genios supieron ver antes que nadie. Este fue el caso de The king of dance, del catalán Juan Magán, álbum que apareció por sorpresa y que sentó cátedra, instaurando lo que propiamente conocemos hoy como electrolatino.

Magán supo ver la muerte del reggaeton mainstream a tiempo, a la par que vio surgir en clubes de Reino Unido y Estados Unidos, el auge del EDM. Con un sentido comercial arrollador, decidió renovar el género latino por antonomasia, inyectarlo de EDM y darle un barniz hispanohablante, perfecto para el público al cual se quería dirigir, eliminando todo rastro anglosajón que pudiera espantar a un potencial público.

El disco estaba repleto de piezas fundamentales para entender el auge del electrolatino, y que hoy día son líneas maestras para todo aquel que quiera acercarse y practicar este estilo. «Ella no sigue modas», todo un alegato a la rebelión de las masas, perfectamente camuflado en el establishment, cual dardo envenenado, y que contaba con DON OMAR a las voces, un recordatorio de dónde venía Magán y a quién rendía tributo en el fondo. Una mezcla de lo viejo y lo nuevo, o «Chica latina», homenaje a la cultura latinoamericana que tanto le ha dado al catalán, eran dos piezas del enorme engranaje sonoro al que era imposible resistirse.

Tras varios singles, hechos para amenizar la espera a sus seguidores, nos llega un EP que es toda una declaración de intenciones. Ante tantos clones surgidos estos años, era el propio maestro quién tenía que dar un golpe sobre la mesa y demostrar que el rey había vuelto.

La coletilla de Vol. 1 nos indica que esto es el comienzo de un trabajo conceptual, seguido, quién sabe, de cuantas entregas más. Sólo seis temas, de momento, que desde el primer momento nos indican que no sólo sigue la senda de su ópera magna, sino que, además, ha sido superada, algo que nos habría resultado improbable en su día.

El EP se inicia con «Vuelve» una colaboración de altura con una de las pioneras del dance latino, Paulina Rubio, un tema donde la variedad resulta su mayor virtud. Dualidad debido al contraste de voces entre la lineal de Magán, la voz más estridente de Paulina y los versos rapeados de DCS, claramente influenciado por el gansta rap americano moderno de 50 CENT, aunque aquí aporte una vertiente más suave. Algunos podrán decir que la base peca de minimalista, pero es así de manera consciente, las voces son las que deben llevarse todo el protagonismo, una base más compleja (sabemos que Magán puede, perfectamente), distraería la atención del oyente. Movimiento maestro.

Si alguien quería una base más compleja, ahí tiene la balada electrónica/latina de «He llorado (como un niño)», lo que parece una suave balada con guitarras clásicas, se ve aderezado con los clásicos beats del género y suaves toques electrónicos que le sientan como un guante a los tonos mayores de la canción. Hay, incluso, guiños al folclore con instrumentos clásicos de sudamérica. Puede que no sea algo nuevo, pero la maestría de Magán está en saber mezclar los ingredientes y que el resultado final sepa excelente. Un barroquismo sonoro muy influido por KANYE WEST.

Mientras que «Si no te quisiera», juega más con una base acelerada, deudora del hardcore techno holandés. Una base más agresiva, donde los sintetizadores y el piano llevan el ritmo de la composición. Incluso una cantante como Belinda, más acostumbrada a las baladas suaves, demuestra aquí que puede tener un tono más combativo a la hora de cantar.

«20 años» hace referencia a lo que dije al comienzo, Magán toma influencias del EDM para darles un barniz latino, y eso es lo que hace aquí, en el corte que podría haber encajado perfectamente en The king of dance. Faltaba STEVE AOKI tirándonos una tarta a la cara mientras escuchábamos este tema. Aunque el favorito de un servidor es «Falling in love». Siendo objetivos, es un tema que también sigue las raíces del injustamente infravalorado EDM, y muchos no entenderán por qué prefiero este corte, siendo similar a «20 años». Pero como he dicho, esto es algo subjetivo, y el toque ambiental chillout que introduce (es un tema digno de cualquier compilación de Café del mar) me termina de ganar por completo.

«Como el viento», decide cerrar el EP tirando la casa por la ventana. El corte más festivo y desenfadado de todos, que posiblemente sea la canción que más palidezca, teniendo en cuenta a sus antecesoras, pero que hay que mirar en contexto. No pretende ser la mejor, sino la más sencilla, sin demasiadas pretensiones, cometido que cumple a la perfección.

Tras escuchar este EP, uno no puede, sino rendirse ante el hecho de cómo Juan Magán, desde su mesa de mezclas hace y deshace a su antojo, cogiendo influencias diversas e insertándolas con una facilidad asombrosa, con una resolución y fluidez apabullantes. Larga vida al rey.

firmapablobalbontín

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS