JOHNNY BLOOD – Argaplast!, 2015

Enlaces: Facebook Reverbnation

El segundoArgaplast álbum de Johnny Blood, ArgaPlast!, se presenta calentito. Un LP de 13 canciones lanzado el día 2 del mes de junio tras un aperitivo en forma de single llamado Out Of District, con el que si leemos entre líneas, sabremos que han venido solo a una cosa: Declararle la guerra a nuestros cuellos y caderas.

Antes de pasar a abrir el plástico, conoceremos a sus protagonistas, JOHNNY BLOOD, que llevaban 5 años sin hacer ruido, siendo Electric Blue (2010) su último paso por el estudio. La banda, integrada desde 2003 está formada por el propio Johnny Blood (compositor, productor, interprete en estudioy guitarrista y voz en directo), Pumuki (batería en directo) y Paco Gómez (bajo en directo). Afincados en Madrid, aunque naturales de diversos puntos de España, se sitúan ya como una banda consagrada en el panorama nacional y nos brindan este energético ArgaPlast!

Con los oídos bien abiertos y habiéndonos asegurado de que el volumen de nuestros altavoces está al 10 (11 si lo hubiera) entra “Flooded by Dirt”, un tema con el que, si aún no te has enterado, patean tu pecho desde la primera nota. Buena manera de empezar. Un sonido gordo, como al que nos acostumbraron en su anterior entrega, acompañado por un riff endemoniado que nos transporta a la edad de oro de la guitarra eléctrica (en su versión mas Randy Rhoads), cantado a la Klaus Meine, pero que para alivio de los hambrientos de neorock, suena a hoy en día.

Aún con el cuello en movimiento arranca Out of District, su single acompañado de videoclip, su manera de decir “Hola, estamos aquí” . No pasarán más de 20 segundos y ya te habrás subido a la silla, para evitar que esta serpiente en forma de guitarra te infecte de su atmósfera a futuro post-apocalíptico no muy lejano a la que trasporta esta canción. Con un digámosle puente, que haría las delicias de Mr. Jimi Page y el ahora pastor Carlos Santana, remata con un estribillazo que nos hace entender por qué este es el single de presentación de Argaplast!

“No Holy Role”, en la que tras los diez primeros segundos, nuestros oídos salen del agua, para dejar entrar a un complejo compendio de armonías oscuras y ritmos que te hacen ponerte a contar mentalmente;  un, dos, tres, cua, un, dos, tres, terminando con un !Que cabrón! al haberte dado cuenta de que tus ciclos vitales han sido alterados con sus cortes aquí y allá. El climax del tema se acerca, el propio Johnny nos susurra unos versos que rozan el onirismo, con un timbre mas cercano a Dexter Nolan que a Josh Homme… ya que, amigos,  estamos respirando el espíritu Stoner que ya advertían (discretamente) en “Electric Blue”(2010).

Continúa nuestra aventura a través de los surcos digitales de este álbum, con el corte número 4,” Empty Notebook”, una pesada estrofa tras un riffazo sobre fondo surf que desemboca en un estribillo que roza la subliminalidad, con un solo que estalla al mas puro estilo Slash, con o sin sus GUNS detrás. Una jodida delicia.

“Un momento! Ese bajo suena al puto infierno!” debió de ser lo que pensó en alto Johnny Blood mientras jugueteaba con los pedales durante la preproducción del tema “I Don´t Know What to Think” . Claramente sigue moviéndose en tonos oscuros, una voz que nos repite un par de veces “no se lo que pensar” mientras su tempo lento y lastrado nos hace sumirnos en los matices mas “Soundgardeneros” de este, vamos a decirlo ya, power trio.

De las risas desquiciantes del final del 5º corte, vamos a parar a “Cosmic Cave”. De nuevo es el señor Paco Gómez, quién desde las 4 cuerdas nos introduce ahí, en su cueva cósmica, donde un trémolo nos sopla en la mejilla y unas estridentes frases de guitarra provocan que esta noche tengamos que dormir con la luz de la mesilla encendida…

El disco sigue girando, y nuestras cabezas con él. En el ecuador del álbum, suena “Liar”, una canción  que seguro para ellos  está dedicada a algún ente en especial, pero sin meternos en amarillismos, decir que a nosotros no nos engañan, esto es rock and roll, del de verdad, del que nos hablaban nuestros padres, de esos estribillos, de “palabra + Yeah” que siempre, SIEMPRE funcionan. A estas alturas, era necesario aportar un poco de luz al oscurantismo que predominaba en los últimos tracks, para seguir respirando la frescura que emanan estos musicazos.

“Dark River”. Una canción que empieza con esa fuerza solo te obliga a una cosa, disfrutar y dislocarte las cervicales… pero si lo que te gusta es pegar la cabeza al altavoz, caerás en que su excelente producción no pasa desapercibida, pues ya sean delay´s, wah wah´s y percusiones (esas grandes heroínas de los discos) excusan una parte y otra de este tema de manera académica.

Poco a poco va entrando, va ganando fuerza… la banda aprovecha el tan socorrido fade-in  para presentar Ecosystem in My Head”, marcado por la voz lejana de Johnny, el cual nos llega solo por el canal derecho en una mezcla arriesgada jugando con sonidos muy 60´s sobretodo en la guitarra que marca la coda del final.

“No way to get out.” Si si si, quizá el tema ideal de su repertorio para pavonearse sobre el escenario. Exactamente, el estilo de esta formación está claramente definido, pues ya en el corte 10, te conoces sus maneras y dejes al dedillo; “Coge un riff clasicote y baja las persianas, sonará mas oscuro, mas Johnny, mas Blood” debía de clamar a sus chicos el productor y cantante mientras trabajan en este corte, el cual desprende energía por los cuatro costados.

 Nos permiten un brake, un descanso para nuestro cerebro ya machacado a golpe de guitarrazo. “Interlude “lo dice todo: 1 minuto y 21 Segundos que nos transportan a ese “Planet Caravan” (gurú como ninguno) o “Black Mountain Side”, aparentemente necesario en las obras magnas Paranoid  y Led Zeppelin I... y como no, en Argaplast!.

Nos están preparando para el acto final…

Tras la tregua anunciada, vuelven a encender la máquina de dar patadas  y es que con” Lonely Shout”  vuelven y nos vuelven a la más pura vertiente Rock del sonido de la banda. Una voz ya sin efectos ni alteraciones viene a hacer de epílogo bajo el electrizante estandarte con el que guerrean tema a tema, un solazo de guitarra y una brutal entrada. Tranquilo Johnny, no gritas solo.

Esto se acaba… “A New Dawn” con su guitarra cargada de espacialidad, se cerciora de avisarnos que el álbum llega a su fin. No es un final cualquiera, se han guardado el que quizá sea el riff más poderoso de todo el disco, el más puro y efectivo, porque el Rock and Roll es rudeza y sencillez a partes iguales… Ya pasado el ecuador de la canción nos asalta un solo de guitarra, ejecutado a dos voces mordiéndote los labios. Una mezcla implosiva (explosiva es lo típico) de AC/DC + WOLFMOTHER que nos da pie a pensar que esta canción la han debido grabar en Australia ¿A que sí? Y tras una coda rebuscada como ninguna, dan el platazo final, despidiéndose hasta no sabemos cuándo.

Difícil hazaña la que ha conseguido este power trio, que de la canción 1 a la 13 te mantiene, mínimo  expectante, pensando en qué sonará después. Si es cierto que su ecuador se tiñe demasiado de negro, pero su progresión justifica el por qué están esas canciones ahí, ya que juega con ese va y ven de sonoridades, tiempos y ritmos que se sincronizan con ese “algo” que llevamos dentro tu y yo.  Por supuesto (y aunque ya se han reseñado antes) no se pueden pasar por alto las labores de producción del disco, sonido, composición y ejecución magistrales. Destacar también el cómo han conservado su esencia, aún tras años de silencio a nivel de trabajos de estudio lo cual es una muestra inequívoca de que la banda rema en una misma dirección.

Un servidor debe confesar que aparte de buen Rock, mis oídos se han llenado de esperanza al toparme con un grupo que apueste así por este sonido, apartado de clichés comerciales e incluso lejos de estándares ya marcados en el propio genero rock… Aparte de que cantan en inglés. ¿Quién dijo miedo?

El álbum se puede escuchar en las principales plataformas digitales de música iTunes, Spotify etc)  y su single de lanzamiento “Out of District”  lo podéis ver en su canal de YouTube.

firmamarshall

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS