JINJER (UKR) – King of everything, 2016

Enlaces: Facebook BandCamp

¿Se han vuelto locos JINJER? Su último trabajo King of everything no es apto para gente encasillada en un mismo estilo. Arriesgan y aciertan. 

Aunque echando la vista atrás, debemos aceptar que esto no es algo nuevo para la banda. Sólo hay que escuchar sus primeros temas para darse cuenta de que clasificarse no es lo que buscan. Y puestos a comparar: dejan atrás un sonido más crudo para pasarse a uno mucho más procesado, comercial y elaborado. Las letras también han cambiado. Pasan de un discurso directo y crítico con la situación global, a tocar temas mucho más relajados y etéreos. Todo esto de la mano del tiburón austriaco Napalm Records. Claro está, con sus pros y sus contras.

Y como dijo Jack, vayamos por partes. “Prologue” abre el disco con ritmos étnicos y envolventes, acompañados de voces melódicas. Es algo así como los canapés antes de empezar una comida, no está mal, pero no se puede comparar con lo que viene después. “Captain clock” acelera y no frena, baterías rápidas y cuerdas muy trabajadas con las voces más graves del registro de guturales al que estamos acostumbrados. “Words of wisdom” es una de las canciones de las que han grabado vídeo. Junto a “Sit stay roll over” es uno de los temas más brutales del disco. Breaks que te hacen mover la cabeza a ritmo de bajos elaborados y voces que sólo pierden la fuerza en los estribillos melódicos. Como dice Mr. Cloney… “What else?

Just another” es un tema en el que el disco pierde fuerza a nivel originalidad, pero a la vez es la canción que más fácilmente se queda en la cabeza de una. Es culpa de los melódicos relajados y el ritmo insistente, pero no voy a negar que se agradece la tranquilidad que transmite el estribillo. Vuelta a la carga con “I speak astronomy“, la apuesta más progresiva y novedosa dentro de lo que ha sido su carrera. Las voces extremadamente procesadas le dan un ambiente de futurismo setentero que hace echar de menos la crudeza de otras canciones. Una mezcla de ritmos rápidos y potentes con partes mucho más relajadas que no fallan al título y te envuelven en otra galaxia. ¿Un experimento o una nueva puerta abierta hacia el futuro de JINJER? Quién sabe.

Sit stay roll over” fue uno de los vídeos que sacaron como avance del disco en 2015, y juro que me dejó blanca la potencia que transmite. Es un temazo, y no voy a venir aquí yo a negarlo. Después del choque inicial me quedo con la batería de este tema, algo así como un “must have” en jerga de personal shopper. Con “Under the dome” y “Dip a sail” se le notan las influencias nórdicas. Ambos son temas directos, rápidos y oscuros, sin miramientos, me gusta.

Pisces” por contra, es la tranquilidad hecha canción. La balada que siempre rompe el ritmo y que nos enseña otra cara más dentro de los estilos en los que se mueve JINJER. Y por último, “Beggars’ dance” cierra el disco, un tema que no tiene absolutamente nada que ver con lo anterior. Un “podríamos estar tocando bossa novas pero nos mola el metal” que es tan impactante como refrescante.

En resumen, arriesgado y novedoso. Un disco que se agradece en este mundo del metal.

Comparte:

COMENTARIOS