ISTAPP (SWE) – The insidious star, 2019

Enlaces: Facebook

Ya han sido varias las ocasiones en las que he hablado de la oleada de bandas suecas que en la actualidad defienden los sonidos melódicos orientados al black y al death o incluso a ambos géneros mezclados. Si hay algún país que puede presumir, sin temor a que se le rechiste lo más mínimo, sobre la historia y el nivel dentro del black/death de corte melódico, sin duda alguna ese país es Suecia. La lista de bandas que han conformado y a día de hoy conforman este movimiento es tan brutal que me dan ganas de cortarme el pecho con un cutter y hacer carpaccio de gilipollas.

Pero bueno, dejemos de parecer precisamente eso y pongámonos en materia. De entre todas esas bandas de calidad, hoy destacamos una, que es la que nos hace sacar a relucir las herramientas de escritura. Esta es ISTAPP, uno de los diamantes en bruto de la escena sueca, que nos trae una nueva obra de manos de Trollzorn Records y a la que han dado el nombre de The insidious star.

Lo cierto es que tengo sentimientos enfrentados con este disco. Me ha gustado, no os voy a engañar, pero me gustaría comentar las dos vertientes de pensamiento que me crea el escuchar el tercer larga duración de los de Blekinge.

Comenzando por la base musical, no se puede negar la calidad de la misma, basada en un black metal gélido y de corte melódico, como bien avanzaba al comienzo de este escrito. Pero no se quedan ahí. Desde sus comienzos, han sido fieles a entrelazar los sonidos más característicos de la escena sueca melódica black metalera clásica con otros que coquetean claramente con lo pagano. El resultado salta al oído, ya que la combinación está llevada a cabo con maestría y criterio, ofreciendo una buena dosis de pegadizas melodías que emanan tanto de guitarras solistas como de los riffs. Recuerdan por momentos a bandas como WINDIR, VINDLAND, CATAMENIA, SWORN, VINTERLAND, MYRKGRAV o MÖRK GRYNING; tales son su calidad y sus cualidades.

A las cristalinas y gélidas melodías que evocan a la estructura de un copo de nieve se suman la agresividad de las guitarras rítmicas y de la batería, que hacen que no puedas evitar agitar la cabeza sin que apenas te des cuenta de ello. Además, la voz de Tizheruk, afilada y rabiosa como una puñalada, combinada con las majestuosas voces limpias de Gangleri y Fjalar, hace de las líneas vocales uno de los fuertes de este disco, además de sonar perfectamente adecuadas para la ocasión.

La parte negativa, que la hay, es que algunas melodías planteadas en The insidious star pecan de reiterativas, pareciéndose demasiado entre sí y con algunas otras pertenecientes a sus dos anteriores obras (que pusieron el listón verdaderamente alto). No sé si es fruto de la falta de ideas o si está buscado a propósito para crear su propio “lore” musical, pero para un servidor puede que esto les pase factura en futuras obras si no le dan una vuelta de tuerca a la composición.

De cualquier modo, The insidious star es un buen disco que combina las maneras de sus dos anteriores obras de forma bastante equilibrada, siempre con la esencia sueca melódica como estandarte, así que la victoria está asegurada.

Comparte:

COMENTARIOS