IRON CURTAIN – Road To Hell, 2012

Enlaces: MySpace Facebook

La palabra a emplear como referencia en esta crítica es sin duda “evolución”, pero eso es algo a lo que iré dándole forma en el transcurso de la misma, esperando que con mis letras podáis visualizar cuál ha sido el camino que han seguido estos músicos.

Hace ya unos años que conocí a esta formación murciana. Un buen amigo me decía que en cuanto los viese actuar me quedaría totalmente enganchado a sus riffs, a su energía y sobre todo a su forma de desenvolverse de cara al público, algo que se confirmó pocas semanas después. Desde ese momento hasta aquí muchas cosas han ido sucediendo con la formación. Los he visto continuar poco a poco con una lucha intensa por darse a conocer y por tener el hueco que ya tienen dentro del actual Heavy Metal español, pero que además tiene todos los atributos necesarios para convertirse en una banda clásica en unos años.

He tenido la fortuna, porque no lo puedo describir de otra manera, de conocerlos personalmente y de llegar a un grado de complicidad con la banda que sinceramente me llena de satisfacción. Es precisamente ese punto de vista el que me hace usar el término que mencionaba al inicio de estas palabras, sobre todo porque al principio esta formación estaba algo más encaminada hacia una mezcla de Thrash y Speed Metal que pocas bandas, por no decir ninguna, realizaban por este país, atravesando varias etapas hasta aglutinar a un conjunto de personas que han querido dar una vuelta de tuerca y dar paso a un Heavy Metal mucho más homogéneo y enfocado sobre todo a lo que en su momento predicaban las bandas de la mítica N.W.O.B.H.M. que tantos momentos dulces nos siguen aportando. Todo ello sin abandonar la característica velocidad que siempre les dan a sus canciones, consiguiendo que el Speed Metal revolotee sobre nuestras cabezas.

Sí, ya sé que este estilo es muy cuadriculado, muy dado a que las influencias sean las de siempre, que si MOTÖRHEAD, que si TANK¿Y?, nunca eso debe restar si se hace con acierto, tampoco es que ellos lo busquen, así me consta, pero como vulgarmente se dice, la cabra tira para el monte.

En el camino ha habido también los sempiternos cambios de formación, algunos sinceramente los veía muy lógicos, otros me sorprendieron, pero eso no resta nada del interés y la admiración que tengo sobre las canciones que poco a poco he ido disfrutando en innumerables ocasiones en directo, tales como BASTARDS, SATANIC SPELL, SOUTH BANGERS, BRIGADAS SATÁNICAS y muchas otras, pero hoy no es el día de ellas, hoy es el día de las que han incluido en este magnífico álbum llamado ROAD TO HELL.

No era nada de extrañar que un sello como HEAVY FORCE RECORDS se hiciera eco de lo que IRON CURTAIN es, de ahí hasta llegar al cierre del acuerdo para la edición de su primer disco  en formato vinilo solo restaba un paso, concretándose de una forma totalmente magistral, con dos versiones totalmente diferenciadas, pero a su vez también lo puedes encontrar en Cd, editado por el sello también alemán DYING VICTIM PRODUCTIONS y otra en cassette a través de MÁXIMA DESTRUCCIÓN RECORDS, quedando la diferencia entre la versión digital y la de plástico tan solo en los bonus incluidos en ambos, aunque aquí hablaré de todos ellos sin excepción.

Una vez puesto el vinilo en el sempiterno plato vas a disfrutar en primer lugar de TASTE MY WHIP, canción que comienza con una pegadiza intro de guitarras, hasta llegar al tema propiamente dicho, donde lo destacable es la buena elaboración del corte, con una ejecución impecable, un sonido estudiado al milímetro y unas vertiginosas guitarras, amén de unos coros en el estribillo que te hacen subir la adrenalina. No se puede pedir más para abrir un disco como este.

RULES OF LOVE, canción más enfocada hacia una mezcla de Hard Rock y Speed Metal, cercana incluso en la voz de MIKE a lo que puedes esperar de gente como MOTÖRHEAD, asociando muy bien esos estribillos mucho más melódicos de lo que podría esperarse a una buena instrumentación. Eso a pesar de lo simples que pueden parecer los toques de batería de CABO, pero es que no se precisa ningún alarde de virtuosismo para que todo esté como debe.

Uno de los platos fuertes del disco, sin duda, SCREAM & SHOUT, corte del cual pensé en un primer momento que sería el primer sencillo del álbum, aunque luego no fue así. Aquí puedes seguir con la estela que ya dejaban con las dos canciones anteriores, velocidad a partes iguales, dosis de Metal macarra y peleón, directo y sin adornos estériles, convirtiéndose por derecho propio en una pieza indispensable de sus actuales conciertos.

CHAIN REACTION es justo la canción que mejor define en la actualidad lo que es la banda. Velocidad desde el inicio, con un ritmo de guitarra pegadizo, envolvente e innegablemente adictivo, la cual da paso a otra canción que sostiene la fórmula del éxito de IRON CURTAIN. Me refiero a BLACK FIST, canción que me resultó realmente extraña la primera vez que la escuché en directo, ya que no se parecía en nada a lo que había podido disfrutar con anterioridad de la banda, pero que con el tiempo se ha convertido en todo himno particular de los murcianos, no solo por su sencillez, sino por lo directa y bien logradas que están las guitarras incluidas en ella.

Tengo que decir que lo que más me ha cautivado de la siguiente canción, llamada READY TO STRIKE, no solo ha sido su nombre (nada que ver con la del mismo nombre de los polacos HEADBANGER), sino la dosis de melodía que la recorre, pero sobre todo la parte de los coros, los cuales en cierto momento me han recordado a gente como los colombianos REVENGE, algo no extraño, porque esto sí que se puede definir como puro Speed Metal con sabor añejo y desenfadado, con un extra de energía positiva implícito.

MARSHALL LAW es una bomba de relojería. No da respiro desde principio a fin, además de que a nivel instrumental es de las más completas según acierto a escuchar, notándose la compenetración de los músicos a la hora de registrarla, además de unos solos afilados que te hacen rechinar los dientes.

Y se cierra el disco oficialmente con BURNING WHEELS, que sinceramente en su comienzo encontré paralelismos con algunas canciones de los italianos BAPHOMET´S BLOOD, sobre todo en el tono vocal de MIKE LEPROSY, aunque la tónica es muy similar a su predecesora, con unas guitarras que sinceramente parece que te van a cortar las entrañas.

Una vez llegados hasta aquí te puedes encontrar con dos bonus track. Según la edición que tengas, el Cd incluye una versión de GIRLSCHOOL, concretamente HIT & RUN, que suena muy pero que muy bien, siendo una versión totalmente acertada, por lo rítmica de la canción y por acercar hasta nuestros días un clásico del Heavy Metal que tiene ya la friolera de 31 años.

Por el contrario, en el vinilo tienes un tema propio de la banda, cantado en castellano y que además tiene el peculiar nombre de PACTO CON EL METAL, donde lo destacable en si es la letra de la canción pues la convierte en toda una declaración de intenciones, con unas estrofas llenas de alabanzas a lo que es vivir el Heavy Metal día a día, aunque sí tengo que reconocer que deja un aroma a IRON MAIDEN en los solos de guitarra que me deja hipnotizado.

Tengo que decir que sinceramente creo que ha sido todo un acierto el esperar y no precipitarse a la hora de sacar un larga duración. IRON CURTAIN han sabido muy bien medir los tiempos, no desesperarse por ello y darle unos cimientos sólidos a su música y a su carrera, dejándose notar y mucho en un ya nutrido circuito de conciertos, donde empiezan a ser una de las bandas que la gente más arraigada al Heavy Metal tradicional quiere ver.

Comparte:

One thought on “IRON CURTAIN – Road To Hell, 2012

  1. Si, ya se que llego tarde, pero es que hace muy poco que me he hecho con una copia del disco, ¡qué le vamos a hacer!. En fin, no se puede añadir mucho a lo que ya has dicho tú, para mí este grupo ha sido una gratísima sorpresa, esperaba algo más clásico pero me he encontrado a una banda que (me) recuerda mucho a los MOTORHEAD del 83/84, cuando aumentaron su formación en a dos guitarras y nos volaron la cabeza con ‘Kill by Death’. Mis favoritas del disco… pues varias: ‘Chain Reaction’, ‘Taste my whip’, ‘Black fist’… es desde luego un disco de muy grata escucha para amantes de la vieja escuela. El único reproche ( espero que constructivo) que se puede hacer es que necesitan cuidar un poco más la pronunciación. Por lo demás chapeau, además al colocar el disco en la estantería les ha tocado un lugar que no podría ser más adecuado: entre IRON MAIDEN y JUDAS PRIEST.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS