IOTA & THE RIFFAHEADS – Metamorphoses, 2013

Enlaces: Facebook Otro enlace

Propuesta difícil de encasillar el trabajo discográfico de estos músicos de Crevillent, de cuya trayectoria poco puedo decir si indago en sus redes sociales. Por lo que veo en ellas intuyo que se trata del primer disco del grupo, con el que intentan poner la primera piedra en el siempre difícil camino de un futuro recorrido musical.

El itinerario que se marcan se señala por un rock personal, intimista, de bajo marcadamente funk dentro de un rock amplio, de carácter alternativo aunque muestren composiciones como Despertar, de acento notablemente comercial.

Si tuviera que citar una banda que me viniera a la mente tras escuchar IOTA & THE RIFFAHEADS ésta sería BIG BANG, al menos los de la demo “Oír y Callar” y su primer disco  “Sin Renuncia a la Esperanza”. Solo hay que escuchar Espiral y Homogénea para entenderlo.

Si añadimos a esta similitud una determinada influencia del sonido soberiano aunque ésta se absorba de soslayo (más evidente en cortes como Minuendo), podríamos intentar simplificar lo imposiblemente descifrable como la mitad de un imaginario camino entre la banda catalana y el grupo de los hermanos Escobedo. Esa podría ser la explicación escueta de la propuesta de los alicantinos, pero no daríamos en el centro de la diana.

Demasiado simplista para quedarnos solo en eso. “Metamorphoses” es un disco cromático y rico en matices. Fructífero  en efectos y sensaciones. Solo hay que escuchar temas como Sin Gravedad (La Llave), de interesantes teclados y gran solo de guitarra, uno de los destellos del disco, o esos toques fusion en la instrumental Beat Fantasma, de carácter más experimental.

Loreley, por su parte, nos muestra un estribillo y coros muy interesantes, aunque se hace largo, mientras que en el corte que da nombre al disco brilla especialmente la percusión.

Tiene el hándicap de ofrecer un producto que puede no gustar de primeras. Metamorphoses es un disco de esos no recomendables para oídos que buscan el contentamiento rápido, la complacencia inmediata. Sin embargo, puede resultar interesante para oídos abiertos al rock de carácter más amplio, tanto de corte clásico como alternativo (más de lo segundo), y para rockeros que busquen propuestas propias y originales. Al final, lo uno por lo otro… Cuestión de tiempo y de búsqueda del perfil deseado.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS