INTER ARMA (USA) – Sulphur English, 2019

Enlaces:

Si eres de los que les gusta la sopa con poco caldo, el chocolate con churros pero sustituyendo estos por arena, la lasaña de polvorones o los bocatas de barro con colillas, quédate, porque todo eso se queda en agüita al lado del disco que vamos a comentar hoy. Perpetrado por los valorados estadounidenses INTER ARMA, Sulphur English supone una nueva y ominosa obra, a la altura de las que le preceden. Editada por Relapse Records, no creo que haya amante del metal extremo más denso que se precie que haya pasado por alto a estas alturas tan tremendo discazo.

Para empezar, la hora y poco más de cinco minutos que duran estos nueve cortes no se me ha hecho pesada. Teniendo en cuenta el tipo de música que cocina INTER ARMA, esto es un logro. Cuando se le dan repeticiones a un mismo riff durante un tiempo superior al “habitual”, tienes que hacerlo con sentido y con cuidado, ya que si no una escucha interesante puede convertirse en una tediosa y aburrida. Pero no es el caso. INTER ARMA recurre a la pesadez, pero la adorna con otros recursos que la tornan extrema, violenta, oscura y demoledora. Como si una avalancha de queroseno miasmático solidificándose se precipitase sobre ti sin escapatoria posible.

Tras “Bumgardner”, una intro instrumental de las que cada vez quedan menos (tocada por la propia banda en lugar de usar efectos, samplers, orquestaciones o similares), “A waxen sea” se funde a la perfección mostrando sin miramientos lo que te vas a encontrar en Sulphur English: metal extremo que bebe casi a partes iguales del black, del death y el sludge, pero que no le hace ascos a experimentar con otro tipo de influencias, todo sea por el caos y la destrucción.

Ya la producción ayuda a que esta maravillosa mezcla de estilos mantenga todo su potencial apocalíptico, pero sin duda la composición y estructuración de los temas son las mayores culpables de que este opus resulte tan jodidamente cafre. La base está claramente marcada por un patrón reconocible de black/death metal, tanto por las voces, que nos ofrecen registros guturales graves, de los que parece que un ser cavernoso está eructando lava, así como otros más agudos tirando al black, como por las cuerdas o la percusión. Riffs rasgados, tenebrosos y potentes y blast beats de diferente índole, a diferentes revoluciones, nos hacen hervir la sangre con jubilosa furia.

Pero es cuando rompen con disonancias, con el característico crujido de cuerdas del sludge y con ritmos flemáticos cuando realmente te dan ganas de retorcerte en esquizofrénicas convulsiones, fruto de una obliterante posesión de la que es imposible evadirse. El ejemplo perfecto es la rotura a la que se ve expuesto nuestro cerebro tras el solo de “Citadel”; es un break de estos que parecen martillazos asestados con desdén, pero con disciplinaria precisión, al ritmo de una funesta banda sonora. Pocas veces algo tan lento ha sonado tan violento.

Sin duda alguna, uno de los discos del año, que atraerá a fanáticos de bandas como NEUROSIS, PRIMITIVE MAN, THOU, ABSTRACTER o COBALT

Comparte: