INSANIAM + WRAITH RITE + GLANDES GLANDES – 06/04/2018

Enlaces:

Dentro de la gira de presentación del Ominous era, el nuevo trabajo de INSANIAM, éstos nos ofrecían un nuevo directo en Madrid organizado por RMG en la discoteca Bóveda, que recientemente ha comenzado también a dar conciertos. 

Soy buena amiga de la variedad dentro de unos términos lógicos, como pueda ser meter a WRAITH RITE acompañando en el cartel o a cualquier otra banda que tuviera un mínimo de parecido en cuanto a estilo. Pero no termino de comprender muy bien la elección, ni el nombre, de GLANDES GLANDES para este directo.

La organización fue puntual y el concierto dio comienzo a la hora prevista, mostrándonos ya en el escenario a un señor disfrazado de Blancanieves que comenzaba su show diciendo “Si habéis venido a escuchar música, esta no es vuestra banda“. Y cuánta razón tenía.

GLANDES GLANDES hacen versiones punk/rock cambiándoles la letra por rimas tan poéticas como “¿dónde están mis putos lacasitos?”, repasando temas de SEX PISTOLS, ESKORBUTO, etc. Y utilizando recursos de entretenimiento nada rancios como el de la muñeca hinchable que sacaron con el último tema de su acto. Ironías aparte, o no, parece que a pesar de todo los madrileños tienen sus seguidores y aportaron gran cantidad de asistentes.

Los siguientes en subir al escenario fueron WRAITH RITE, también residentes en Madrid, presentando su recién estrenado EP A little horror tale.

Llevan dos escasos años en activo y aunque instrumentalmente no evidencian este hecho, sí que se ve en el desempeño de su estilo. La intención es claramente hacer black/thrash, aunque lo que más abunda es el thrash metal, con estructuras ya demasiado utilizadas y con una base ritmica más dada al black. Guitarras relinchantes, solos muy heavylones y voces muy a lo Dani Filth, utilizando shrieks que en ocasiones se le apagaban. Especial mención al batería que “a pesar” de su juventud tiene muy dominadas las baquetas, y que además se marcó un solo a petición de los oyentes.

Contaron con varias colaboraciones, y hubiese estado genial enterarse de quiénes eran, pero el sonido era tan malo que no se les escuchaban ni las presentaciones. Las únicas que puedo enunciar son la del cantante de SONS OF THE BEAST, Matt, para el tema “Holy disease“, cuyo single ya había escuchado en las RRSS, y la de la soprano que participó en el tema que más me gustó de los de la capital, “Aokigahara“, el último track de su EP, con el que viran hacia un black depresivo altamente melódico y ambiental. Mucho más original que lo que venían mostrándonos, y a la vista llevado a cabo con más naturalidad. ¿Será un experimento o un posible giro en el estilo de la banda?

Con muchísima energía y entrega al públio, repasaron casi al completo tanto la demo, Awaken, como el mencionado EP,  y al repertorio añadieron también una versión de SLAYER: “Postmortem“.

Le tocaba el turno a los de Albacete. Tercera vez que les interceptaba en la capital; la vez anterior fue en la seminifanal de la  W:O:A Metal Battle con escasos veinte minutos de actuación, por lo que íbamos con muchas ganas.

De pronto, en el escenario cercado por unos engendros que colgaban del techo, hay un conejo detrás de la batería . Se empieza a notar cómo algo se mueve entre el público y de él surgen unos dementes que se abalanzan sobre las tablas para apoderarse de los instrumentos. Y un último ser enmascarado va apartando a la muchedumbre con repugnancia y desprecio, dentro de su papel de lunático, y se hace con el micro. Que empiece el show.

Y comenzó. Pero una vez más, y como viene siendo común en salas madrileñas, nos encontramos con una bola sónica atronadora que tapaba cualquier detalle instrumental. Todo eso unido, para ellos y el resto de combos, a la incomodidad de un escenario que han colocado en un rincón de la discoteca y deja escasísimo espacio para la movilidad de los músicos.

Con todo y con eso INSANIAM es una banda que, aun no teniendo unas condiciones que les hagan justicia, tienen la capacidad de hacer que quienes les vean se lo pasen en grande. Tocando son una pieza sólida e intensa, pese a algún fallito propio del directo, y tal y como os contaba en la reseña de Ominous era, la variedad de estilos en la que se mueven pasando del black con “Let the fever explode” al industrial con “Disequilibrium” o al death con “Flesh that fuels“, todo dentro de ese halo de oscuridad e insania, hacen que su propuesta sea muy cautivadora.

Tocaron casi todos los temas de su recién estrenado Ominous era y nos recordaron la fantástica “Fall & rise” de su debut. Si el mundillo de la música fuera mínimamente justo INSANIAM deberían tener pronto la oportunidad de demostrar lo que valen en una buena sala de Madrid. Esperemos que se haga realidad.

Hasta el próximo concierto.

Texto por

Fotografía por

Comparte:

COMENTARIOS