INGRAVITO – Diario de un susurro que grita, 2014

Enlaces: Web Oficial Facebook Twitter

ingravito00Ellos son INGRAVITÖ, una banda que autodefine su estilo como metal transgénico, una manera un tanto peculiar de sintetizar lo que hacen. Desconozco si es un término acuñado como crítica a tanto encorsetamiento y etiquetado musical, o si lo reivindican debido a la mezcla de genes que desarrollan en sus temas, con una herencia de metal, de rock, de hip hop, de hard rock e incluso de hardcore. Tan sugerente compendio se nos presenta desde tierras navarras, para ofrecernos su último álbum, el segundo de su trayectoria, que posee un título antagónico: Diario de un susurro que grita.

La trayectoria de estos metaleros transgénicos, tiene sus inicios en el año 2009, con la reunión de Mikel, Javi y Txus. Posteriormente completarán la formación con Álvaro a las cuatro cuerdas, para grabar su primer álbum, Transeúnte (Labatelkueyo Records)  que verá la luz en el año 2011. Después de  que Javi se fuese del grupo y entrase Jorge Gabilondo comenzaron con la grabación del disco que ahora nos ocupa, el ya mencionado Diario de un susurro que grita. Este LP está compuesto por doce cortes de alta intensidad que dejan al oyente sin respiro.

Música transparente y trabajada, medios tiempos, riffs vertiginosos, siempre mantiendo cierta continuidad entre cortes,  a través de los que ascienden y descienden por las distintas escalas de sus personales  variantes de rock y metal, y que poseen como punto común la rebeldía que transmiten sus letras. Un aullido de rabia contenida reventando en cada acorde mientras exploran distintas temáticas, cuestiones susurradas pero siempre presentes dentro de la cotidianeidad.

El corte que me ha conquistado desde el primer momento ha sido Ninguna guerra en mi nombre’ para el que han contado con la acertadísima colaboración de BATALLONES FEMENINOS, una banda que proviene de Ciudad Juárez, el punto negro de la geografía mexicana famoso por sus cotidianos feminicidios. También son dignos de subrayar “Lluvia ácida” con interesantes variaciones tanto rítmicas como de estilo y la más transgénica del LP y “Tras quemar París” que aporta el toque más nümetalero.

El cierre el disco se realiza a través de una versión de DOCTOR DESEO, con el que comparten sentimiento y poesía. Todo un homenaje con uno de los mejores temas de la banda bilbaína,  “Corazón de Tango”,  a la que cargan de caña metalera, manteniendo la intensidad y el protagonismo en la voz de la original. Esta elección deja claro que INGRAVITÖ encajan a la perfección dentro de ese perfil de aprendices de sinvergüenza, macarras y sentimentales.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS