INCURSED – The slavic covenant, 2017

Enlaces: Facebook

Hoy nos juntamos ante las teclas con el tercer EP de los bilbotarras INCURSED, quienes lanzan este The slavic covenant como adelanto de su próximo LP, Amalur, que verá la luz en el último tercio de este año. Estos muchachos son seguramente una de las bandas que más me gusta dentro del panorama nacional y ya no sólo dentro del pagan metal.

Ya su Elderslied consiguió engancharme en su día, pero con este nuevo opus han terminado de conquistarme; a pesar de los cambios sufridos en la formación han sabido permitirse el lujo de evolucionar lo suficiente para mostrar cosas nuevas y para que se siga notando la esencia de lo que INCURSED representa musicalmente. Se nota mucho quiénes son cuando los escuchas, pero me da la sensación de que suenan un poco más europeos compositivamente hablando.

Ya con el primer tema, que da nombre al EP, dan buenas muestras de ello. Los de Bilbo lo han de hacer de maravilla para recordar de primeras a bandas de la talla de EQUILIBRIUM, FINNTROLL o ENSIFERUM, por nombrar a algunas. Mucho más maduros, no sólo suenan mucho más vikingos en plan europeo como las bandas que he mencionado; esa vena power metalera que se adueña a menudo del espíritu de su música, es ahora un elemento mucho más sólido y mejor integrado en sus temas, cosa que desconozco si habrá sido a cosa hecha, pero bueno, prefiero seguir sin saberlo, de igual manera que jamás querré saber dónde cojones está Carmen Sandiego.

Estos ramalazos power se hacen más palpables cuando suenan las peculiares voces limpias de Jonkol, de las que ya me enamoré en su LP de 2014, y sobre todo cuando aparecen sus gloriosos solos de teclado. Me ha sorprendido gratamente también sus labores vocales guturales, de las que se ha encargado mayormente en The slavic covenant, demostrando una gran versatilidad como músico. Se nota que ha debido practicar bastante, ya que le ha pillado el suficiente tranquillo a los guturales para quebrar con facilidad sus limpios cuando se lo pide la música, y eso aporta una variedad chulísima a las líneas de voz.

También se han endurecido en muchas partes las líneas rítmicas, tanto en cuerdas como en percusión, consiguiendo que hasta en las partes en las que suenan más alegres o festivos, sigan sonando agresivos. Me suenan incluso más blackies en alguna ocasión, con riffs rasgados del rollo acompañados de los debidos blast beats, pero siempre con connotaciones melódicas. Esto es algo que ya acostumbraban a hacer antes, pero no sé, es como que ahora me suenan con más pegada. Lo que está claro es que son muy equilibrados: cañeros y melódicos, folkies y extremos y mejor aún, todo ello aplicado en las dosis exactas para que el disfrute de este trabajo sea comparable al de tomarse una Voll Damm helada después de estar toda una mañana picando piedra bajo el sol.

No podía faltar un hueco para una canción tradicional, como ya nos han acostumbrado en sus últimas obras; en esta ocasión se trata de “Fear a’ Bhàta” (que podríamos traducir como ‘El barquero’) un tema de finales del siglo dieciocho extraído del folclore gaélico. Adaptado para la ocasión con mucho gusto, se han pegado el currazo de traducir los versos al euskera, quedando un contraste muy particular y atractivo para mis oídos, ya que el estribillo lo han conservado en la lengua original. Muy bonita versión.

Para cerrar este ‘extended play’ han escogido una versión, “Take on me”, de los poperos noruegos A-HA, un hit muy paganizable y que han conseguido llevar a su terreno con bastante resolución, un cover muy divertido, sí señor.

En definitiva, un EP muy completo, con buenas pistas de lo que nos espera con Amalur, con mejoras en la producción, algo más de oscuridad en los nuevos temas. Espero con ansia poder escuchar el nuevo LP al completo.

COMENTARIOS