INCURSED – Amalur, 2017

Enlaces: Facebook BandCamp

Hace unas cuantas semanas teníamos la suerte de ser uno de los primeros medios en someter a crítica el EP adelanto del disco que nos ocupa hoy, The Slavic covenant. Nos gustó mucho y deseando estábamos que llegara Amalur, con todo su esplendor irradiado principalmente (y hasta que le dimos la primera escucha) por ese portadón con mayúsculas que recogería a la perfección el contenido de este LP que analizamos, portada totalmente simbiotizada con el título del álbum.

No es ningún secreto que INCURSED es una de mis bandas favoritas dentro del panorama nacional. La manera en la que combinan el metal pagano con elementos power metaleros, black metal e incluso algún que otro ramalazo más propio del death melódico de corte más moderno es tan sutil como potente, fresca y llena de muy buenas ideas. Además, si a esto le sumamos que han elevado las dosis de euskera dentro de la lírica de este trabajo, yo ya me doy por satisfecho. Los que bien me conocen saben que es un idioma que me flipa y más todavía si se emplea para cantar black metal o estilos paganos. Si ya en The Slavic covenant les noté una destacable madurez con respecto a Elderslied, al escuchar el LP he sido completamente consciente  de la evolución de estos muchachos, que han sabido absorber perfectamente sus influencias y hacer de ellas y sus ideas un todo compacto, con personalidad y muy buen gusto. Me flipa que las bandas sepan gestionar su propio sello de identidad y al mismo tiempo (ya sea a propósito o sin querer) dejen entrever el influjo de las bandas que les han animado a crear INCURSED y no dejar que se pierda por más contratiempos que pueda sufrir esta formación vasca.

En el EP ya me venían a la mente grandes bandas del género como bien mencioné, pero han aparecido algunas similitudes más, algunas más fuertes que otras. Ese inicio en “Psalm of the accursed” me ha hecho pensar en los neerlandeses HEIDEVOLK, con ese juego de voces limpias de tonalidad grave predominante, muy chulo. Fue también en este corte en el que me han despertado sensaciones parecidas a las que siento al escuchar a la escuela finesa de death melódico de corte épico, WINTERSUN, BRYMIR o FROSTTIDE por poner algunos ejemplos. Melodías poderosas acompañadas con potentes guitarras rítmicas, fondos de teclados y blast beat de ese que al escucharlo te dan ganas de comprarte un san bernardo y un hacha y salir por las planicies del norte en busca de cosas que matar. Esto es algo a lo que INCURSED ha prestado más atención en líneas generales. La esencia de la banda, a pesar de ser más melódica y más power metalera que en anteriores obras, es igualmente mucho más cañera.

Es decir, todos y cada uno de los elmentos que podíamos degustar en la música de estos bilbaínos han sido elevados tanto en intensidad como en frecuencia, cosa que hace de Amalur un auténtico pepinazo de pagan metal, sin nada que envidiar (incluso superando en algunos casos) al material que sacan bandas extranjeras consagradas.

Hasta se han permitido el lujo de incluir temas más calmaditos, como si de una medieval balada se tratase, y aun así sonar machacones y potentes, como he percibido en “A crownless king“. De hecho, dos de los cortes más tranquilos, más, por así decirlo, bonitos, son de mis favoritos del disco, como son la adaptación de “Fear a’ Bhàta” y “Amalur“. Esta última me atrevería a decir que es la que más me ha enganchado; por sus melodías, su contraste de medios tiempos y caña, los sonidos folclóricos y, sobre todo, porque está cantada en euskera, cosa que ya sabéis, es mi debilidad. Con poco más que añadir en cuanto a la música se refiere, Amalur tiene ingredientes para agradar a un amplio espectro de seguidores del metal en algunas de sus variantes más escuchadas hoy en día. Además del despliegue de habilidad con los instrumentos por parte de sus integrantes y del mimo a la hora de componer, la producción, equilibrada y natural, hace fácil el distinguir cada elemento, enriqueciendo la escucha todavía más si cabe.

 

Comparte:

COMENTARIOS