INCORPOREA (ESP) – To exorcize the sun, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

Se puede decir que la banda originalmente de Extremadura INCORPOREA se lo toma con bastante calma. Desde su demo EP de debut, lanzado en 2008 (bajo el título Tongue of the moribund), hasta esta continuación de dos temas nuevos bajo el título de To exorcize the sun han pasado diez años. Una década en la que se ha quedado al frente del barco sólo D.Bloodless, entrando como batería, en remplazo de Morbidus, Damastor, que entre otros está en BLACK COMA y ha estado muchos años con los magníficos EMPTY. La idea original era hacer una música melancólica, oscura y fría, partiendo de las bases del black metal depresivo y añadiendo mayor dosis de atmósfera. Esto en su demo de 2008 estuvo muy bien captado, aunque con un sonido muy casero, pues fue el propio dúo de Bloodless y Morbidus los que se lo montaron todo. Diez años después y con la presencia experimentada de Damastor, tocaba ir más allá y además de editar el EP en formato vinilo de siete pulgadas, y con un diseño de portada que capta perfectamente la melancólica oscuridad del grupo, había que obtener el mejor sonido. Para eso se nota y mucho la ayuda de Javi Félez de los Moontower Studios.

Dos temas y doce minutos en total no es un resultado muy prolífico después de tanto tiempo de espera, pero sí que se nota un trabajo muy cuidado y una mejoría abismal. Han introducido influencias más puramente black, sobre todo en el primero de los cortes, pero también han profundizado en el detallismo y la delicadeza de las melodías y de los ambientes, además de, con este sobresaliente sonido, conseguir que la voz de Bloodless suene sepulcral y cacofónica, pero también bien mezclada y articulada. Los aires más black presentes en el primer corte (que me recuerdan vagamente a KAMPFAR) le dan un mayor dinamismo y profundidad a la propuesta, que aun así sigue tratando de recuperar el espíritu de los primeros KATATONIA, DIABOLICAL MASQUERADE y demás, añadiendo la tradición más ortodoxa de BURZUM o FORGOTTEN TOMB en sus inicios.

El más completo de los dos temas es “Carved in paroxysmal void“, tema cuyo bajo es muy BURZUM y que va en progresión decadente, desde un inicio más afilado y sangriento hasta una depresión atmosférica magistral. Casi siete minutos muy bien construidos, con su inicio, nudo y desenlace, en donde se nota lo mucho que en ejecución ha ganado la parte rítmica con Damastor y que nos permite escuchar a Bloodless con distintos registros, siempre buscando los aullidos de la noche. Por su parte “Frigid caress of ivy” es puro sentimiento. Es evidente desde el minuto cero la influencia de los KATATONIA del Brave murder day, pero la voz de Bloodless le dota de un aire más extremo e inquietante, además de que Damastor vuelve a hacer muy buen trabajo con patrones constantes pero inventivos. El mayor protagonismo aquí lo tienen las propias guitarras, que además de esos riffs cromáticos tan característicos de Blakkheim construyen atmósferas constantemente con punteos, acústicas que adquieren protagonismo al final y el bajo siempre omnipresente inventivo e igual de emotivo.

Esperemos que INCORPOREA no deje pasar otra década para ofrecer nuevo material. La calidad intuida en su debut, en To exorcize the sun se ha consagrado y deja por delante caminos a seguir muy interesantes para los amantes de los sonidos melancólicos y etéreos. Música para el alma y las noches oscuras de invierno.

Comparte:

COMENTARIOS