INSANIAM – Ominous era, 2018

Enlaces: Facebook

Lea detenidamente las instrucciones de escucha de este disco y en caso de duda únicamente déle al play.

Ignorad todo lo que hayáis visto, leído e imaginado, poneos el trabajo y prestad atención, pues este combo va a dejaros boquiabiertas y confundidas una y otra vez. Y os va a encantar. Porque realmente la única etiqueta que podría hacerle justicia a la música de INSANIAM es la que psicólogas expertas en patologías musicales denominan como trastorno múltiple de la musicalidad.

Hoy vengo a hablaros de Ominous era, el segundo trabajo de este grupo de Albacete, a quienes ya os presenté con su Neurotic mental storm en 2016. Desde ese año no han dejado de ser noticia y de ganar concursos de bandas como si se hubiesen propuesto batir un record Guinness. Y es que tienen todos los ingredientes para marcar la diferencia.

Su estética -que os veo venir- es parte de un todo, pero ni mucho menos es la especia clave en este puchero de vesania y agonía. Estos gusanos hacen metal extremo con una fuerte base de black metal, una buena cantidad de death y cierto regusto a muchos otros estilos y subestilos como thrash, industrial, groove, progresivo… Dependerá enteramente del tema, y de la parte del mismo que estés escuchando, pero ojo, está todo tan bien hilado que las piezas encajan perfectamente.

Las influencias y el desarrollo a nivel instrumental han evolucionado muchísimo. Escucharemos el influjo de múltiples bandas y ramas. IMMORTAL ya no están tan presentes; ahora notaremos más el sello de SATYRICON, de trabajos como Volcano y su black & roll, o SONIC REIGN. Algunas atmósferas que podrían recordarnos a MGLA, algún retazo a los GOJIRA, a los austriacos BELPHEGOR e incluso DIMMU BORGIR sin la carga sinfónica. Un poco de aquí, un poco de allí, pero siempre con identidad propia. ¿Va entrándoos curiosidad?

Las guitarras, como el resto de instrumentos de este segundo opus, tienen composiciones más complejas y siguen en su línea melódico-psicótica que va a permitir al oyente sentir esos momentos de desesperación, agonía e incluso algún momento breve de lucidez, producto de la enfermedad que llevan como bandera. Vamos a poder disfrutar mucho más de ese bajo que tanto nos llamó la atención en “Fall & rise“, y que es uno de los principales compositores de la música insana. Ninguna cantidad razonable de registros van a ser suficientes para Neuros, que añade a su repertorio líneas vocales más propias del death, e incluso se atreve con voces semi limpias. La batería, no siendo excesivamente rápida o técnica, es fundamental en la música de INSANIAM, adhiriéndose al resto de instrumentos de forma impecable, rellenando cada hueco y riffeando con sus blasts. Y aunque no sea parte del line up como músico, debo hacer mención a Enrike Valiente, autor de las portadas de ambos trabajos, quien también se ha encargado de la imaginería de la banda desde sus comienzos e incluso ha participado en algunas de las letras. Necesitáis ver sus ilustraciones en el libreto de Ominous era. Hacedme caso.

En un contexto como el que ya os he descrito es muy difícil hacer selección de un tema favorito o de varios. Cada track tiene su punto e irás escuchándolos uno a uno y quedándote con, por ejemplo, el ramalazo industrial de “Disequilibrium” y su apoteósico sampler final, la escala melódica del himnaco “Epidemic race“, la frescura de “Primal fear” que quizás sea el tema más accesible y apto para todos los públicos; o, para quienes añoren su debut, “Let the fever explode“. La metamorfosis por la que pasan temas como “Flesh that fuels” o “Mother whispers” o la pegadiza batería de “Vermin“. Y como veis, sólo me quedan tres temas que mencionar: los dos interludios y el cierre de Ominous era: “N.N.N“, una identidad totalmente nueva de esta patología, triste pero bonita, con cambios de estructura, por momentos lenta pero muy poderosa, guitarras acústicas, solos literalmente sexys y voces casi limpias. Una verdadera maravilla.

Más allá de estar clasificados para la final de la W:O:A Metal Battle y encontrarse en mitad de una gira presentación, lo próximo que nos ofrezca INSANIAM, tal y como su música, es impredecible. Lo que sí es seguro que aún tienen mucho potencial por mostrar y explotar y esto les augura un futuro altamente prometedor.

​​Este CD está contraindicado para trves, el principio activo de INSANIAM es la originalidad.

Comparte:

COMENTARIOS