INANIA REGNA (ESP) – Malevola, 2019

Enlaces: Facebook BandCamp

El que la sigue la consigue. Veinte años después de que la banda española INANIA REGNA se formase, edita su primer trabajo completo. En realidad esta afirmación tiene truco. El grupo se formó en 1998 pero tres años después se disolvió. No obstante, algo debió de quedar dentro de GoG (Santi Arroyo) y Raskolnikov (Carlos García), porque hace un par de años volvieron a la carga con un EP, Tempus Quo Memoria Moriatur. La intención estaba clara desde el principio: hacer música donde la oscuridad, la misantropía, el nihilismo y la abrasión fuesen las notas dominantes. Unas veces más black, otras más death, otras más thrash, pero básicamente con los patrones que uno puede esperar de un grupo visceral como INANIA REGNA. Pero ojo, que eso no significa mal sonido ni falta de cuidado. Aquel lanzamiento de «regreso» ya lo avisaba y ahora se confirma. Y es que Malevola es un disco que, dentro de la humildad de la que parte el dúo madrileño, despliega muy buenos temas e ingredientes para construirlos.

Para esta grabación, además de autoeditarse completamente, dejando el diseño en manos del propio GoG cuya faceta ilustradora es fantástica, y recalando para el sonido en los California Studios del madrileño barrio de Carabanchel, han contado con la ayuda de Albert Batlle (NglDogma), al que podemos escuchar en bandas como CAULDRON y que aquí se hace cargo de las cuerdas gruesas del bajo y los coros para dar aún mayor cuerpo a la grabación y a los temas. Y el resultado es francamente notable. Podemos partir de BEHEMOTH en sus mejores años, de CHRIST AGONY o su encarnación temporal UNION. Esa combinación de death y black a partes iguales es la nota dominante y permea todos los temas. También podemos irnos a los momentos más crudos de IMMORTAL o SATYRICON y, para acabar, tanto por la parte death como por los retazos thrash y algún que otro toque más decadente, hay nombres como TREBLINKA, GROTESQUE, HELLHAMMER, SAMAEL, POSSESSED, SARCOFAGO o MYSTIFIER que pueden aparecer en nuestra cabeza.

La crudeza es por tanto la nota dominante, pero no por ello tenemos un trabajo exento de atmósferas y melodías. De hecho aportan variedad e individualismo a los temas en forma de guitarras frías e hímnicas que van más allá de los adictivos riffs rítmicos que construyen la columna vertebral de las composiciones. Tras la grabación de Malevola entró en la banda Svarthamar en las guitarras solistas, con lo que suponemos que en directo (y con HECATE ENTHRONED algunos lo sabremos) los cortes ganarán mucho más al tener duplicidad en las seis cuerdas. Además el sonido, dentro de que no es exuberante, potencia la frialdad de las melodías, al mismo tiempo que la crudeza de los ritmos y los riffs, con especial mención a los momentos más groovies a medio tiempo, donde GoG logra una gran capacidad de atracción con su forma sencilla pero certera de tocar la batería. Es el caso de «The end’s inception«, que es uno de mis temas favoritos y donde más me acordé de TREBLINKA o GROTESQUE. O uno de los momentos culminantes en cuanto a composición certera, pegadiza e imperdible en directo, «Life oscillates between pain and boredom«, donde utilizan citas pesimistas y nihilistas de Schopenhauer para construir las letras.

Como curiosidades añadidas tenemos cortes antagónicos como «Deepression«, con un riff arrastrado que unido al doble bombo de GoG se queda a la primera en la mente, mientras que su desarrollo oscuro y depresivo puede recordar a los primerísimos KATATONIA, o «Queen of horror«, que fue el primer adelanto de este trabajo en ser escuchado y que es uno de los cortes más variados. Temas como estos se enfrentan a un tema tan propio y separado del resto como es «A pale hand«, donde aparece un aire épico a lo BATHORY no presente hasta ahora, representado con unas voces habladas en su introducción que son interpretadas en medio de la tormenta por el propio GoG. Y como último tema a destacar, el extenso y perfecto resumen de lo que es este disco, «The hands resist him«, que roza los diez minutos de duración pero pasa por pasajes de todo tipo sin caer en el aburrimiento del que tanto habló Schopenhauer, por volverle a citar por aquí…

Es un debut, pero se nota la experiencia de veinte años, no como INANIA REGNA, sino como músicos, ya sea de manera activa o desde la barrera. Malevola es un disco trabajado, con margen para la mejora en sonido y ahondamiento de sus elementos (básicamente yo empujaría un poco más en la melodía y las atmósferas, para enriquecer más los temas), pero que tal y como se presenta supone un lanzamiento a tener muy en cuenta. Y es que el que la sigue la consigue, ya lo decía yo al principio.

Comparte:

COMENTARIOS