IN MOURNING (SWE) – Garden of storms, 2019

Enlaces: Facebook

Diecinueve años es el tiempo que llevan los suecos IN MOURNING creando música. Son años suficientes para que, en algún momento, puedan sacar algún disco que flojee, pues no siempre están los ánimos al mismo nivel y así se puede ver reflejado en la música, en muchas ocasiones, no con positivo resultado.

Pero no es el caso. En diecinueve años, IN MOURNING nos ha dejado cinco obras de arte, algo sólo a la altura de los más grandes, demostrando que en lo que a death melódico de casi cualquier índole se refiere, Suecia está en el top tres mundial. Garden of storms es su nuevo larga duración, el que hace cinco y es su segundo disco consecutivo editado por Agonia Records.

Y me lo he gozado como un enano. Es una pasada lo que son capaces de hacer esta gente de Falun. A pesar de que su anterior obra la disfruté mucho, eché un poco de menos algo más de caña, además de variedad, algo a lo que nos venían acostumbrando desde sus inicios. De todos modos, cada disco tiene su particular encanto, así que hablemos del que tiene este.

Para empezar agradezco mucho que hayan retomado la senda de la caña, siendo muy probablemente su disco más extremo hasta la fecha. Partes que evocan al death melódico al más puro estilo Göteborg, con melodías pegadizas y tupa-tupas rápidos, tremolos que te hacen pensar en black metal acompañados de blast beats, son dos de los recursos más significativos a los que achacar ese cambio de IN MOURNING hacia derroteros más movidos, puede que en parte debido a la incorporación de su nuevo batería, Joakim Strandberg-Nilsson, quien milita también en el combo de death/thrash FAITHFUL DARKNESS.

Les han sentado bien estos cambios, sin ningún tipo de duda, ya que se crea mucho más contraste con lo progresivo y las partes más doomeras. En lo progresivo, creo que hacía tiempo que ninguna banda me recordaba tanto a OPETH, haciendo alusión casi constante al folclore con guitarras acústicas aportando ese toque tradicional y sofisticado al mismo tiempo. Aunque no todo lo que podemos reconocer como progresivo en Garden of storms nos recuerda a los de Åkerfeldt, pues reconocemos a los propios IN MOURNING con esos contraritmos y quiebros más modernos, mezclados con breakdowns de una ejecución y composición muy particular, llegando a sonar incluso ‘jazzeros’ en algunos momentos.

Las voces también nos ofrecen algo de variedad, pues aunque la mayor parte del tiempo se emplea el gutural grave, también imprimen énfasis en algunas frases o palabras con agudos. También siguen recurriendo a las voces limpias, en las que ha habido una mejoría, pues suenan mucho más entonadas, como si las melodías empleadas estuvieran mucho más acordes a la instrumental que en anteriores entregas.

Los fondos de teclado y órganos, a veces olvidados en un segundo plano para mucha gente, toman un protagonismo que, si bien no es superpronunciado, crean una sensación de atmósfera idónea aplicada con muchísimo gusto. 

No sé si este será el disco que más me guste en la carrera de IN MOURNING, pero desde luego sí es el más completo compositivamente hablando y el que más me ha enganchado desde The weight of the oceans. Ahora es momento de que escuchéis y juzguéis por vuestra cuenta.

Comparte:

COMENTARIOS