IN MOURNING (SWE) – Afterglow, 2016

Enlaces: Web Oficial Facebook Youtube Twitter

inmourning05Cuatro años. Cuatro años es lo que hemos tenido que esperar los fans de IN MOURNING para volver a deleitarnos con su arte. Cortesía de Agonia Records, este nuevo LP titulado Afterglow, no sólo es la continuación lógica de lo que nos dejaron con The weight of the oceans; supone un peldaño más en su evolución musical.

Es asombroso lo que una banda puede hacer con aparente sencillez, y es que los suecos son capaces de hacer que precisamente el extremo de la sencillez, se pliegue por completo, dando paso a la complejidad. Más tranquilo que su predecesor, en este trabajo se han sabido desprender de algunas cosas, pero ganando otras, haciendo que esas de las cuales ya sólo quedan resquicios, no sean lo suficientemente añoradas como para que el disco te defraude.

Para un servidor, la evolución a lo que hoy por hoy conocemos como IN MOURNING (hablando como concepto musical) comienza con el 2010 con aquel también soberbio Monolith, en el que se despegaron un poco de su sonido más doom (aunque lo conservan, lo han sabido aderezar con otros ingredientes para que no sea lo que predomina) del Shrouded divine, en el que ya comenzaban también a despegarse un poco de los tintes góticos.
Pero como la mayoría de los que leáis esto conociendo a la banda de Falun, sabéis de sobra que la madurez de su sonido la alcanzaron con el aclamadísimo y antes mencionado The weight of the oceans, en el que encontraron el equilibrio perfecto entre el metal moderno, el death melódico, el doom y el progresivo. Y con metal moderno me refiero a la inclusión de algunos elementos más modernos, no a que hayan practicado el género como tal en alguno de sus temas.

En este larga duración, han dejado un poco atrás algunos de esos elementos más actuales dejando, no sé si a razón de esto, un poco de lado la caña, para centrarse en las atmósferas y las melodías, haciendo que suene todo mucho más majestuoso. A pesar de que muchos de los típicos riffs machacones que te obligaban a mover enérgicamente la cabeza en TWOTO han dado paso a diversos tipos de progresiones, la esencia de aquellos riffs sigue vigente, aunque el headbanging que llevemos a cabo al escuchar Afterglow sea más lento.

Sobre el sonido poco que objetar; es impecable. Las atmósferas están integradas en todo momento de manera más que correcta, cuerdas bien niveladas, batería natural y limpia sin perder potencia, las voces…todo está perfecto. Quizá haya algún ligero matiz diferente en el sonido del disco con respecto a su anterior trabajo quitando el aumento del protagonismo en las atmósferas, pero yo no lo he percibido. Sea como sea, estamos ante una prueba más de que los que mandan en el melodeath a medio tiempo tirando a lento son ellos y los australianos (y un poco más moviditos) BE´LAKOR, y que este 2016 es el año en el que nos recuerdan a todos, que quienes les quieran destronar van a tener que trabajar muy duro para conseguirlo.

 

2firmajabo

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS