IMPURE WILHELMINA (CHE) – Radiation, 2017

Enlaces: Facebook BandCamp Otro enlace

Se acaba un año lleno de nuevos proyectos y discos que han salido a la luz, y yo no podía despedirme del 2017 sin hablar de IMPURE WILHELMINA y su nuevo trabajo. Y como no conocía la banda, su último disco Radiation ha sido para mí una introducción para la discografía de un grupo que comenzó su camino hace ya veinte años en Génova, Suiza. Y ha sido una introducción de cabeza, ya que me han conseguido arrastrar a su terreno y empaparme de su ambientación más oscura.

He de confesar que me sorprendió saber que Radiation es su sexto trabajo de estudio, pero sus veinte años de trayectoria han dado sus frutos tras una mezcla de influencias. Lo que yo esperaba por la promo como post-hardcore se ha convertido al darle al play en una mezcla de ello, algo de post-rock y bastante de doom, con pinceladas de muchos otros estilos, pero alejándose de su pasado más oscuro y pesado. Entre ellos reluce un estilo que seguía vivo cuando en el año 1996 IMPURE WILHELMINA comenzaba a latir, y del que todavía se notan trazas en su trabajo: el grunge.

Radiation es un trabajo emocionalmente agotador, con ciclos repetitivos que arrastran al que escucha entre la calma y la tensión sin previo aviso, dejándote con la sensación de haber sobrevivido a un naufragio. Un buen ejemplo de este efecto lo encontramos en el quinto corte, “We need a new sun“, en el que los riffs con los que abren soportan todo el peso de la serenidad, conjugadas con un set de voces en varios planos que emanan confianza y tristeza al mismo tiempo. Hasta que en la mitad del tema cambia la atmósfera y pasas de la luz a la oscuridad con ritmos pesados y profundos cercanos al doom en los que la voz cede su posición al resto de instrumentos para volver y cerrar la canción.

El álbum presenta momentos muy delicados y armoniosos, y otros más alegres derivados del post-rock más progresivo, como ocurre con “Meaningless memories“, como una pequeña píldora positiva en un disco recargado de ambientaciones pesadas. Otro tema que tiene esa capacidad de transmitir positividad es “Bones and heart“, aunque también es una canción más single, de esas que te hacen tener la sensación de no ser la primera vez que la escuchas. Considero importante recalcar que han dado ese paso compositivo del túnel oscuro a vislumbrar la luz, ya que su anterior disco Black honey tiene la capacidad de ahogarte y dejarte con un nudo en la garganta. Comparar por ejemplo su antiguo tema “Black horse” con su nuevo trabajo, se resume en la sensación de abrir los ojos la mañana después de una pesadilla.

De vuelta a Radiation, es un disco que atrapa en el buen sentido, con temas que podrían considerarse largos pero que a su vez se escuchan como quien respira sin recordarlo como un acto consciente. Como punto negativo, cabe destacar que es excesivamente repetitivo y circular. Quizá como resultado de una búsqueda compositiva de una misma sensación para el público, o quizá porque la banda se ha acomodado en una estructura fija como la descrita anteriormente. De todos modos, un disco recomendable porque su interpretación varía según quién lo escucha; y sobre todo porque es un trabajo que te hace darle unas vueltas antes de asumirlo. Un buen paso en la carrera de IMPURE WILHELMINA que promete un futuro abierto hacia un público más amplio para ellos.

 

Comparte:

COMENTARIOS