ILEX – Quercus, 2012

Enlaces: MySpace Facebook Twitter

Si ya los cacereños ILEX editaran en 2011 su debut en forma de demo (o EP), plasmando unas pocas canciones a modo de adelanto,  es ahora cuando se presentan a  su primer examen real, exceptuando aquel parcial ya resuelto por aquel entonces con nota. En ese debut ya daban muestra de sus múltiples influencias y variedad de gustos en cinco canciones. Aquel EP, grabado en Norstudios con tan solo un año como formación, mostraba una banda con buenas ideas y, aunque nos revelaba un conjunto de composiciones diferentes entre sí, no daba la sensación de resultar un producto disperso ni sin sentido, sino justo lo contrario.

Es precisamente ahora, cuando estos cacereños vienen con su primer disco bajo el brazo, casi doblando el número de temas y con una duración de casi tres cuartos de hora, y es -justo ahora- cuando corren el riesgo, en mi opinión, de sí resultar un tanto dispersos (o parecerlo), siempre dentro de ese mundo relativamente moderno de metal de nuevo cuño, de sonido groove y guitarras pesadas y base rítmica contundente.

Atendiendo a una base ya mencionada groove, pesada y bruta, el grupo sabe combinar, no sin acierto, el thrash metal con incluso el metalcore, death y el southern metal, ya a más baja escala. Ejemplo de esto último es el redneck Sleepwalker, que ya fuera incluido en el EP.

No obstante, la base es el metal moderno donde se mueven formaciones como GAMORA, KORUMBÁ, NATURAL BORN STONEHEAD o los ingleses MENDEED, salvando –en todos estos casos- las distancias. Sí, con un fuerte protagonismo –vital- del thrash metal, desde el crudo de temas como I Am Everything, a lo SLAYER, hasta el más melódico en el inicial The Deer, explorando sonidos antes rastreados por bandas como los suecos DAYSEND, una vez más salvando las distancias.

Ese thrash metal tan pesado y groove no queda ahí, sino que se puede disfrutar igualmente en Swamp, tema rabioso y potente con unos riffs muy interesantes, pudiendo encontrar hasta  un metal cercano al de ciertas composiciones de unos últimos MERENDINE –y lo más diferente junto a la instrumental Nineveh (pesada, agónica, doom…)- en Mindslave.

Como bien indico al principio, se corre el riesgo de considerar el disco como disperso y demasiado heterogéneo o, por el contrario, contemplarlo desde la perspectiva del oyente que ama los discos variados y con infinidad de influencias distintas. A mí me parece una mixtura de las dos cosas, decantando el valor de la balanza hacia lo segundo. Da gusto escuchar temas de línea no vanguardista, pero sí moderna y actual, y a la vez tan diferentes entre sí como Desert Tool (notable secuencia de riffs) y To Go Berserk, que pudiera recordar a lo explorado antes por grupos como WE ALL FALL

Sin embargo, dentro de esta discontinuidad dentro del metal de nuevo cuño de ILEX, sí existe un equilibrio con el metal de décadas anteriores, y ahí creo que reside uno de los aciertos del disco. Un ejemplo sería Hermit, que reúne ese thrash moderno de unos CAPTOR (vale, no tan moderno) y el clásico de unos SLAYER.

Desde luego, al juntar los conceptos de Quercus e ILEX (título del disco y nombre del grupo  juntos designan un árbol de la familia de las fagáceas), conceptualmente Alejandro Bueno, Curro Corcho, José Antonio Ollero y Juan Carlos Becerra han homogeneizado el producto en cierta forma. Musicalmente, todo lo contrario. Lo han dispersado, lo han hecho –si cabe- más variado, lo cual no tiene que significar obligatoriamente que no goce de sentido.

Se podría decir que estamos ante un trabajo que no tiene una única personalidad, lo cual no manifiesta que no tenga personalidad, que es muy diferente…  Estamos ante un disco de múltiple identidad, que nos enseña varias caras, pero todas con la mueca de la rabia en su rostro, esa perenne marca de la casa señalada a fuego desde hace dos años y que se sigue perpetuando en estos primeros años de vida.

Intuyo que, con el paso del tiempo, esa marca no se va a borrar, pero sí va a resultar un ademán más homogéneo como pasa con tantos grupos noveles con sus primeros trabajos. ¿O quizás no? Solo el tiempo lo dirá. De momento nos quedamos con un buen disco orientado a seguidores de MACHINE HEAD, MASTODON, GOJIRA o los más modernos SEPULTURA.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS