HYPERCONVOLUTOR (NLD) – Hyper convolution, 2020

Enlaces:

HYPERCONVOLUTOR nace hacia 2018 como un proyecto en solitario con influencias que se mueven dentro de un espectro puramente técnico y progresivo. Entre las mismas podemos encontrar a bandas como ARCHSPIRE, GOROD, SCAR SYMMETRY, VIRVUM o PERSÉFONE entre otras. Pero este combo, ahora formado por cuatro músicos, no se ha centrado en replicar esas influencias en su debut, sino que han conseguido obtener una identidad propia, identidad que pasamos a analizar de la manera más humilde posible a continuación.

Hyper convolution se llama esta obra, que ha sido editada DIY y que sirve como carta de presentación para estos neerlandeses que no esconden su atrevimiento a la hora de componer y de no dejarse arrastrar por la actual y poderosa corriente estadounidense del death metal de corte técnico/progresivo, a pesar de incluir a varios de sus máximos exponentes entre sus inspiraciones. Podría decirse que HYPERCONVOLUTOR vienen con la máxima de que el death metal técnico/progresivo no ha de ser siempre a tope de revoluciones ni extremadamente vertiginoso. Está muy bien que existan ese tipo de bandas como ARCHSPIRE, que hacen que el género parezca inalcanzable para la inmensa mayoría de los humanos. Pero creo que son igual de necesarias bandas como HYPERCONVOLUTOR, que esgriman un nuevo punto de vista acerca de este género haciéndolo más accesible para un sector más amplio del público extremo. 

¡Pero que no se me malinterprete! Lo que hace esta gente no es para nada fácil, pues la técnica sigue siendo uno de los pilares de su arte, pero está aplicada de forma que lo podamos entender con menos escuchas. Principalmente, la estructuración es algo más “ordenada” que lo que puede acostumbrar a ser en algunos proyectos de esta índole, haciendo uso de las inmensas posibilidades que otorga lo progresivo a lo largo de todo el redondo, de poco más de veinticinco minutos de duración. Virtuosismo comedido emana de las guitarras escritas para este trabajo, lo suficientemente comedido como para que se note que podrían hacer mucho más pero que se han quedado en ese nivel porque era lo que requería la composición. La rítmica va por el mismo camino, proponiendo a los solos y las melodías caminos angostos por los que caminar, con cortes inesperados, enmarañados pero a su vez legibles jeroglíficos de materia por los que surcar en busca de conocimiento. Se ha dotado a este EP, además, de algunos momentos en los que pueden llegar a sonar casi (recalco el casi) atmosféricos. Pero apoyos de fondo se perciben en momentos concretos, para enfatizar sensaciones como la de estar surcando encima de las fichas del mítico Audiosurf, un juegazo donde los haya, en el que jugar a temas como “Unify” debe ser una auténtica pasada, sobre todo por ese trozo que da inicio al tema y que vuelve a sonar hacia el tercio final del tema, en el que me recuerdan a PERSÉFONE sobremanera. 

También me ha gustado mucho la inclusión de instrumentos de cuerda frotada como el violín, la viola o el cello, que junto a la sofisticación que ya le otorga el majestuoso sonido del bajo fretless crean una potente sensación de clase y de extraña apacibilidad, que contrastan con lo más extremo de este opus. Muy buena labor también en la percusión, pues hay momentos para la tralla, para ritmos más enrevesados, para momentos más bailongos que proponen algo de groove e incluso momentos en los que quedarse en silencio para que sean pasajes de guitarras los que marquen el ritmo y aporten momentos de tensión o calma. Muy buena complementación en las líneas de voz, llevadas a cabo por dos frontmen diferentes, quienes aportan su personalidad y técnica particular para ampliar un abanico más de variedad en este extended play.

Me costaría escoger favorito entre estos cinco cortes repletos de calidad, pero si tuviera que decantarme por uno quizá sería “Hyper convolution”, en la que me recuerdan más que en ninguna otra a GOROD, una de mis bandas favoritas dentro del género. 

Sin nada más que añadir, excepto más halagos a este joven proyecto, espero que no dejéis de escucharlos, pues traen un soplo de aire fresco a la escena extrema técnica, cosa que probablemente llevase haciendo falta más tiempo del que me había planteado. 

Comparte: