HULDER (USA) – Godslastering: Hymns of a forlorn peasantry, 2021

Enlaces:

🇬🇧 version here 

Puede que para algunos lectores parezca un secreto bien guardado, pero no lo es. A pesar de que HULDER apareció hace poco más de dos años (2018), en esa corta vida ha generado tres demos, un EP y dos singles. Hasta ahora cada uno más ambicioso que su antecesor. Como resultado, este one-woman-black metal act inmediatamente atrajo la atención de las tribus del underground. Sin duda, la ambición debería tener un corte más severo. Entonces, ¿es un lanzamiento ambicioso para un primer larga duración? Va mucho más allá de eso. Es una obra maestra épica y una obra magna demoníaca.

Inspirado en una mezcla en bruto de la estética europea de la Edad Media y el folclore nórdico, el álbum debut de HULDER se asemeja al implacable puño de un guante de hierro medieval. Ella ya ha blandido su larga espada lo suficiente con trabajos anteriores como con el EP Embraced by dark mysts. Ahora, Godslastering: Hymns of a forlorn peasantry es la hoja de acero pesada y brillante cayendo.

En este álbum, la multiinstrumentista de Bélgica, que ahora vive en Portland, ha elaborado un brillante disco de black metal. La líder de BLEEDER (también conocida como Hulder en el contexto de este acto) ejecuta magníficamente todo lo grabado, excepto las baterías de sesión que las interpreta Necreon. Toca los tremo picking a la guitarra, esas ráfagas de bajo y especialmente el sintetizador/teclado con gran maestría, y al juntarlo todo obtenemos un sonido característico. Las voces también son ejemplares, desde chillidos de black metal hasta guturales de death metal. Y luego tenemos esas letras impías, más negras que negras, que será lo que destape el potencial completo para aquellos oyentes que sean más dedicados.

En poco menos de cuarenta minutos y con ocho pistas, Marz Riesterer logra entregar una verdadera joya de black metal medieval combinando guerras interminables en suelo árido, con la tranquilidad de los caminos iluminados por la luna. Convirtiendo así a Godslastering (¡para abreviar!) en uno de los pozos de gravedad del underground de este año, llevándolo todo hacia su centro.

El disco comienza con «Upon frigid winds«, un agresivo bombardeo de black metal que emplea el estilo de décadas pasadas, mientras que la siguiente canción «Creature of demonic majesty» siendo esta la pieza pegadiza del álbum, encaminado al de heavy metal de los 80 y a ritmo de black’n ‘roll.  A pesar de su brutal y abrumador black metal, hay momentos largos, partes largas como en “Down in barren soil”, así como en “A forlorn of peasant’s hymn” (su primera parte de dos minutos de duración es pura felicidad triste) e incluso piezas enteras de felicidad ambiental con teclado, donde el oyente será embaucado como si se tratara de un pseudo-black metal. No lo es, ya que añaden cada vez más profundidad de sintetizador de mazmorras a Godslastering, dándole la amplitud musical adecuada para brillar intensamente dentro del abismo negro que se crea a sí mismo. Aquí, «De Dijle» se destaca como una mezcla única de sonidos naturales, fantásticas teclas de sintetizador, melodías acústicas y voces aplastantes. Es comprensible que estos elementos hagan que este disco irradie como una aurora boreal al margen de un sonido de black metal más atmosférico pero sin perder la grandiosidad medieval del pasado más oscuro del viejo continente. Para agregar más a la complejidad de este álbum, piezas atmosféricas como «Purgation of body corruptions» siguen un patrón de tiempo medio hasta que casi se desvanecen gentilmente para virar seguidamente hacia un sonido más rápido, más malvado y de la vieja escuela como «Lowland famine«.

No tengo claro qué vendrá después. HULDER ha demostrado que es capaz de producir resultados estelares y desde ya estoy esperando a su próximo lanzamiento. Un split con otro grupo underground emergente y de ideas afines sería la material de ensueño. Me vienen a la mente muchos nombres, pero no me corresponde sugerirlos.

Godslasering: Hymns of a forlorn peasantry es un lanzamiento imprescindible para todos acérrimos de black metal pagano. Y estoy bastante seguro de que la mayoría de ellos ya lo tienen de alguna forma. Aun así, a pesar de su «clandestinidad» de marca registrada, debería llegar a una audiencia más amplia de personas que buscan entrar en un mundillo legado a quienes ya están iniciados. Y para cerrar el círculo, en este aspecto, es un álbum debut audaz y ambicioso. En mi opinión, es el primer álbum verdaderamente importante en todos los géneros extremos del 2021.

Me atrevo a dar un paso más. Si las escenas underground del black metal, pues hay muchas, en ambos lados del océano buscan una representación más proporcional, entonces necesitan más gente como Marz Riesterer. Sin «peros» y sin «y si». Solo implacables y aplastantes riff de pura y majestuosa negrura. Aquí hay un extracto, disponible públicamente:

Texto por

Traducción

 

Comparte: