HOUR-GLASS (ESP) – No path to follow, 2018

Enlaces: Facebook

HOUR-GLASS es una banda gallega de metal moderno (ahora hablaremos más en profundidad de su estilo) afincada en Ferrol que lleva en funcionamiento desde el año 2015.

Vamos a hincarle el diente a su primer trabajo (autoeditado), No path to follow, que con seis canciones se sitúa a medio camino entre un EP y un larga duración. Fue grabado, mezclado y masterizado en The ocean studios y el artwork es obra de Javi Draven.

Arrancamos con “6 years“. Durante los primeros segundos podríamos pensar “hostias, cómo suena esto a ALTER BRIDGE“. Nada más que un amago, ya que tras esta primera sección nos metemos de lleno en el sonido que los de Ferrol nos presentan durante el grueso del disco. Sin poder encasillarlos en un subgénero concreto sí que podemos ver en su estilo influencias del groove, del metalcore o de la rama más mainstream del death melódico; trémolos en las guitarras, breakdowns y riffs con armónicos naturales al más puro estilo MACHINE HEAD.

No dejan de lado la potencia del primer tema en los dos que lo suceden. “The beating” y “The only guilty” son una sucesión de riffs que caminan de lujo siempre de la mano del motor que Andrés es tras la batería. En el aspecto rítmico se puede ver un aire de thrash aunque, teniendo en cuenta tanto lo compositivo como la producción y el sonido general de este trabajo, no los metería dentro de ese cajón.

Mucho más melódico es “The eyes of the beast“, primer single de No path to follow y primer tema publicado del mismo hace escasos cuatro meses. Teniendo en cuenta la duración del trabajo creo que ocupa en el mismo una posición idónea, ya que nos permite bajar un poco la intensidad a la vez que recuperarla antes llegar al último corte. No obstante me llama la atención que se haya hecho videoclip de esta canción ya que es, a mi parecer, la que más se aleja del sonido del álbum en líneas generales; en este sentido, quizás, podría ser visto como el menos representativo. Ojo, no estoy diciendo con esto que compositivamente sea más flojo ni nada por el estilo, de hecho creo que es uno de los cortes en los que más se aprecia la versatilidad de Néstor en lo referente a las voces.

Still life [In a vial]” nos mete de nuevo en los ritmos rápidos y en los riffs pesados. Acierto bestial me parece el contraste de estos tanto con el estribillo como con la melodía de guitarra del puente y del acompañamiento del solo. Solo que, a su vez, aunque sin alardes ni figuras imposibles (no se echan de menos), está en perfecta sintonía con el desarrollo general del corte.

Tema homónimo es el que pone el punto y final a NPTF. Con casi ocho minutazos se desmarca un poco de lo que venía siendo la duración media de todas las canciones anteriores. No obstante, puede que por la unidad que brindan las melodías de guitarra o simplemente por la correcta sucesión de sus distintas secciones, ni se hace largo ni da en ningún momento la sensación de que decaiga. Más elementos de metal progresivo y más cantidad de materiales musicales que hacen que el oyente mantenga la atención hasta el último momento.

Antes de poner punto y final a la crítica tengo que decir, siempre desde un punto de vista subjetivo, que creo que algunos aspectos podrían haber sido mejor atendidos en el proceso de grabación: me da la sensación, por ejemplo, de que la afinación de las guitarras no siempre es siempre perfecta (detalle tonto que puede deslustrar un pasaje concreto de una canción); es posible también que algunas secciones pudieran haber ganado habiéndole dado una mayor presencia al bajo o habiéndole echado más tiempo a la producción de las voces (armonizando melodías, grabando rotos o guturales como “refuerzos” en momentos más cafres, etc).

No obstante, trabajazo de los gallegos. Gran debut de la banda que, con un estilo ecléctico y un sonido muy compacto, nos deja temas que sin duda pueden calar perfectamente en seguidores de distintos subgéneros del metal sin, para ello, haber pecado de sacar a la luz un disco irregular o carente de unidad.

Comparte:

COMENTARIOS