HOSTIA (POL) – Corroded cross, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

Hay bandas que no sé si son conscientes pero con su nombre ya llaman la atención, aunque en este caso sea casualidad. Los polacos HOSTIA debutan con Corroded cross, pero probablemente no me habría parado a escucharles si no fuera por este nombre que además si lo escribimos en mayúscula, como acostumbramos a hacerlo por normas de estilo en Subterráneo Webzine, adquiere más fuerza y fiereza. Una buena HOSTIA que me decían de pequeño, en este caso de grind con toques death y mucha mierda lanzada contra la iglesia. Una HOSTIA que verdaderamente deja la cruz de cualquier iglesia dada la vuelta y llena de carcoma. Todo lo que da de sí veinte minutos de rabia desmedida ejecutada por un cuarteto de santos personajes que rezan de espaldas al altar y con cadenas en vez de sotanas.

Como base podemos coger a NAPALM DEATH probablemente en su etapa media, cuando además de los típicos asaltos death metían también sonidos más groovies. De hecho muchos riffs de guitarra y estructuras me recuerdan a discos como Diatribes, aunque con una voz más gutural (si bien en ocasiones esta voz cambia de tercio y se vuelve casi hardcoreta). Voz de camionero cabreado a lo GOREFEST que son las que más me gustan. También hay cosas derivativas de este sonido como MASTIC SCUM o sus compatriotas ANTIGAMA, sin meterse en camisa de once varas, aunque algo de rayada mental y experimentación se escucha. Finalmente, y sólo por completar la paleta, algún ramalazo crust a lo NASUM también aparece. Lo que está claro es que, ya no por su corta duración, sino por la variedad, no te aburres con HOSTIA y eso es para mí lo más destacable de este grupo.

El primer tema que escuché, precisamente “Corroded cross“, me hizo pensar en Enemy of the music business de NAPALM DEATH, sin la esquizofrénica voz de Barney. De hecho la cazallera voz de St Sixtus I unida a una afinación de guitarras más grave es lo que le da a esta banda un sonido particular. Con mayor o menor certeza o capacidad groovie, por esta línea avanzan los temas hasta que llegamos a “Killed by life“, un rock and roll en toda regla pero pasado por el machacamiento grind; parece como si Lemmy hubiese cambiado de estilo en un momento. Este ramalazo crust ya está presente en otros cortes, como “Heretics last dance“, pero es aquí donde alcanza cotas mucho más adictivas, mientras que la velocidad punta la tiene en su haber “Black parasites“, otro corte sencillo y directo.

Alguna experimentación se deja ver también, como los cambios de ritmo y armonías extrañas de “Egodist“, que es la que me recordó a Diatribes, pero sobre todo “War puppets“, donde St Evaristus, batería de HOSTIA, se desmarca con algún que otro tresillo jazzístico y en el final el tema hasta tiene influencia numetalera (hay que escarbar, no sale sola… pero SYSTEM OF A DOWN seguro que estaba en la mente). En esta misma línea, como si DIABLO SWING ORCHESTRA se volviesen grind, la siguiente canción, toda ella llena de sentido del humor, “Not really a Christian song” vuelve a sorprender, sin por ello dejar de sonar rabiosa, como el tema de cierre, “Karl’s delicatesen“, donde parecen una banda de hardcore con coros y todo…

Como se puede ver HOSTIA no paran quietos a lo largo de Corroded cross y esa es su virtud. Si su nombre me llamó la atención, más lo ha hecho su música, seria y rabiosa pero al mismo tiempo desenfadada y variada. Lo que está claro es que cuando abren la mano y la sueltan no te queda ni una muela en su sitio.

Comparte:

COMENTARIOS