HORN OF THE RHINO – Grengus, 2012

Enlaces: MySpace Facebook

GRENGUS es el nombre del cuarto álbum del potentísimo power-trio bilbaíno HORN OF THE RHINO, antes conocidos como RHINO. El disco vio la luz en Febrero de 2012 por medio de Doommentia Records, tal y como lo hiciera su anterior trabajo “Weight of Coronation”, del que ya hablamos en su día en esta misma web.

En este nuevo disco nos seguimos encontrando con ese sonido inclasificable, oscuro y demoledor, esa especie de mezcla entre Sludge, Doom, Stoner, Death, ¿difícil de creer? Te animo a que lo escuches por ti mismo si aún no lo has hecho. Y es que HORN OF THE RHINO son indefinibles en cuanto al estilo, pero no en cuanto a la actitud, pues nos dejan claro que han venido a partir cuellos y a transmitirnos un sonido brutal; Unas veces con velocidad y potencia, otras veces con ritmos lentos, pasajes pesados y espectaculares voces.  Eso si, siempre manteniendo un aura pesada y densa a su alrededor.

Empieza la destrucción con Under The Hoof, con un inicio potentísimo en la que se mezclan ritmos vertiginosos y contundentes con medios tiempos brutales y una voz desgarrada que encaja formidablemente bien en este contexto macabro. Tras oír esta pista, piensa uno para sus adentros, que este tipo de música es la que escuchan los demonios de los cuentos. Y uno se reafirma con el siguiente tema, Pile of Severed Head, que mantiene la estela del anterior, potente, corrosivo, … adentrándonos aún más en la mentalidad insana de este trío bilbaíno, que parece usar su música para canalizar su maligno mensaje hacia nuestros desprevenidos cerebros.

Y con el mensaje ya enviado, es el turno de Grengus, tema que nos recuerda ligeramente más a su disco anterior, volviendo a una voz más clara y a ritmos lentos, más cercanos al Doom, pero sin dejar nunca de lado la potencia implícita en todos y cada uno de los cortes del disco. Con Drowned In Gold la bestia vuelve a despertar, pero parece medio aletargada, y nos encontramos un tema con dos caras, en el que se muestra tanto la parte más salvaje y atronadora como la más calmada y sofocante. Una mezcla de ritmos y voces que hará el deleite de los más temerosos, nótese la ironía.

Y llegados a este punto, ya no hay vuelta atrás, Waste For Ghouls está aquí, y este tema es solo apto para aquellos que no tengan miedo a perder algún órgano en un moshpit a muerte, o en un wall of death con cuchillos y navajas. Y es que incita a la violencia, al caos y a la destrucción. El tema más cañero del disco, sin duda. Pero no hay tiempo para lamernos las heridas, Awaken Horror Of Tuul no nos lo permite, con su agresividad, velocidad y pila de riffs ácidos, continúa con la batalla campal que inició el tema anterior.

Y al fin llega algo de calma, pero si alguien ha llegado hasta aquí más le vale que no se fíe, pues en Brought Back vuelve un sosiego aparente, con una voz clara y una melodía tranquila. Pero no nos engañemos, todos sabemos que un niño de 4 años al final de un pasillo puede ser una figura digna del más temible de los cuentos de terror, y en este caso el símil podría ser acertado. La batería y los riffs pesados se van haciendo camino en el tema, la voz va aumentando su presencia… una canción para degustar sin prisas.

Acto seguido, y para finalizar el disco, llega To Ride The Leviathan. Tema con el que nos vuelven a abofetear repetidas veces, siguiendo la linea de los primeros tracks del disco, con esa base rítmica acojonantemente potente y veloz que nos ha estado acompañando todo el álbum y esa capacidad de crear sensaciones oscuras y pesadas. Un cierre perfecto. Tal y como empezó.

 

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS