HOMEWRECKER (USA) – Hell is here now, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

Cuando el sonido de una banda suena a tiempos pasados, conviene preguntarse si estamos antes un mero ejercicio de nostalgia o, por el contrario, se trata de una propuesta con capacidad de evolucionar y ofrecer alguna virtud propia.

Los estadounidenses HOMEWRECKER ofrecen un poco de ambas opciones. Por un lado muestra una notable frescura en la mezcla de un death metal de la vieja escuela a lo OBITUARY o AUTOPSY y un hardcore que evoca nombres como HATEBREED, bien sazonado con una dosis relevante de thrash, que en momentos como “Constant eyes” o “Land of the damned” se acercan con mucha evidencia a SLAYER. Por otro lado, las influencias tan marcadas se hallan flanqueadas por algunos elementos que convierten Hell is here now en algo más que un simple tributo al sonido  otra época.

Para empezar la producción es sobresaliente, limpia  pero contundente, y no enturbia ni un solo instante ese regusto clásico que tiene cada una de las pistas. Otra característica que en una escucha superficial puede pasar desapercibida es el uso de los samples, pero que adquiere una gran importancia si se fija la atención en ellos. Esto se debe principalmente a que están escogidos con mucho acierto e integrados de manera inteligente. Su variedad de sonidos y texturas se hacen familiares al oído, mostrando gran coherencia con el estilo abrasivo y guerrero de la música. A pesar de esta sensación de familiaridad, y ante un análisis más detenido, nos encontramos ante recursos genuinos que realmente aportan de algo más que un simple efecto sonoro. Gritos desgarrados, distorsiones o maquinaria chirriante son algunos ejemplos de lo que podemos encontrar a lo largo del disco.

En lo puramente musical HOMEWRECKER no esconde nada bajo la manga. Agresividad a raudales en doce temas cortos y muy directos. Una voz a gran nivel que oscila entre el thrash y el death de vieja escuela, actitud punk, unas guitarras contundentes con algunas trazas melódicas, escasos pero brillantes solos y una batería machacada sin misericordia de principio a fin.

Más allá de los detalles que aportan personalidad propia, este quinteto no es, ni trata de serlo, un grupo de músicos revolucionarios. Tiene unas raíces firmemente arraigadas décadas atrás, pero los pies anclados en su propio tiempo. Quizá no exista en el disco nada que vaya a sorprendernos sobremanera, pero queda claro que tampoco es una banda que replique mecánicamente a los clásicos. Hell is here now contiene las virtudes necesarias para sonar fresco, con personalidad propia y realmente contundente, quebrando las cadenas de esa nostalgia incapacitante para recrear el sonido de otra época adaptado a las formas contemporáneas.

Comparte:

COMENTARIOS