HIVERLAND – The Return, 2009

Enlaces:

hiverland01Los vascos HIVERLAND nacen como banda en 2002, de la mano del vocalista y compositor Arkaitz Zayas, no consiguiendo una formación estable hasta 2008, ya con músicos como el experimentado batería de origen escandinavo Björn Mendizabal, el bajista Aritz Salaberna y los guitarristas Pablo Ocampo y Unai Iglesias. Es ese año cuando editan el EP «Need for Survive», de tres temas, los cuales se incluyen posteriormente en el disco objeto de esta reseña, «The Return» (2009). No obstante, su trabajo debut lo constituye una demo editada en 2002, llamada «Wings in Flames».

¿Qué ocurre en ese intervalo de seis años que va desde la demo y el EP? Poca información encontramos en ese sentido, solo que el grupo actúa con bandas de la talla de AVALANCH, DARK MOOR y TIERRA SANTA, entre otras. Posiblemente no cambie mucho a nivel de concepto entre los primeros HIVERLAND y los actuales, ya que la banda nace con la idea de practicar un power metal de corte europeo, y respetan esa idea siete años después.

«The Return» constituye un retorno a finales de los años 90’s, un regreso a las coordenadas exitosas que el power 90’s delineó a veces con tanto acierto, y otras con estrepitoso fracaso. Solo hay que ver la cantidad de bandas que murieron en aquellos años, copias cutres de originales que sí levantaron el heavy metal a nivel más mainstream en aquellos años. Las copias quedaron en eso, en calcomonías que se borran con el paso de los lavados. Los originales quedaron como tattoos impresos en la epidermis de nuestro movimiento.

hiverland03HIVERLAND, con este «The Return», no pueden considerarse uno de esos originales, desde luego, ya que ese lugar queda reservado para unos cuantos elegidos, pero tampoco son una mera copia de lo ya establecido, no por su apuesta musical, muy vista en todos los sentidos, sino por su calidad musical, encabezada por un muy buen vocalista y compositor como es Arkaitz.

Estos músicos vascos se mueven entre el heavy metal y el power 90’s, con temas rápidos, directos, con el tan manido doble bombo, y un fortísimo acento melódico. Desde luego no tienen nada que envidiar a bandas internaciones del estilo como los suecos STEEL ATTACK (cuyo parecido se muestra en «Tears On My Grave», tema recuperado de su EP de 2008, y en «The Rise On The Fallen» con incluso partes MANOWAR), superando de largo en mi opinión a otras bandas como los italianos HOLY KNIGHTS (los cuales han gozado de distribución y promoción a nivel internacional), diferenciándose de éstos en que son una banda con un trabajo compacto y homogéneo, a diferencia del «Gate Through the Past» de los sicilianos, el cual, si bien representa perfectamente el power europeo, también he de decir que tenía muchos altibajos y pecaba de irregular.

A destacar igualmente la labor vocal de Arkaitz, que puede recordar en algunos momentos a Michael Sweet (si no escuchad las líneas vocales del estribillo de «Shooting Star», en la que la estrella del americano le alumbra especialmente). No quedan ahí las similitudes, ya que en el cuarto corte, «Sinners of Hell», es HELLOWEEN quien marca la «x» en su casilla de parecidos distantes, menos alejados en la parte del estribillo.

hiverland02

Pero quizás te estés haciendo la idea de que «The Return» es un refrito de bastantes grupos dentro de ese estilo tan trillado como es el power de corte europeo. Si es así, craso error. HIVERLAND nos muestra cortes típicos de este movimiento, pero a la vez marcados con su matasellos particular. Es el caso de «Need For Survive» donde destaca el trabajo a las guitarras de Pablo y Unai, corte recuperado del EP, y que arranca tras una intro bastante típica. «Million Ways» tiene un inicio a los HELLOWEEN más actuales tras aquel oscuro «The Dark Ride», pero luego se torna en un corte bastante interesante y con una gran idiosincracia (difícil de conseguir en estos terrenos tan pisoteados), donde se puede sentir claramente el bajo de Aritz, en unas líneas perfectamente delineadas en ciertas partes.

«The Return…» nos muestra su carácter de medio tiempo al principio, aunque sus diferentes partes y estructuras finalmente desembocan en otro corte muy interesante, más heavy que power, siendo quizás el tema «distinto» del álbum, curiosamente llevando a sus espaldas el nombre del disco. De lo mejor, sin duda.

«Never Surrender» recupera la esencia powermetalera e hímnica, y «Riders of Metal» en sus pocos segundos de intro, da paso a «Dark Angel», último corte del disco, que cierra éste con acierto y respetando las ideas marcadas ya desde el primer tema del disco, y si hacemos caso a la biografía de la banda, realmente desde 2002, aquel año donde el grupo definía su camino a recorrer en los siguientes años.

«The Return» vuelve con éxito a las raíces del power metal 90’s. No es tarea fácil, pero estos vascos lo han conseguido con buena nota. Eso sí, si aún sigues saturado de aquel movimiento que tanto rebosó la escena, quizás lo mejor es que tomes esta reseña con recelo. Pero si aún te quedan ganas de escuchar grupos del estilo, te recomiendo que obvies otras bandas del continente con más promoción y menos calidad, y te quedes con bandas como ésta. Merece la pena.

firmatopo

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS