HIRANYA (ESP) – Breathe out, 2019

Enlaces: Facebook BandCamp

Descubrí a HIRANYA por casualidad a principios de 2016, cuando editaron su debut, Breathe in, precedido de un single que siempre me llamó mucho la atención, «Lost«. El enlace fue Dani, guitarrista de PHOENIX RISING y al que conocía de mis primeros años como escribano en otra página web. Me sorprendió el giro hacia una banda más agresiva encuadrada en el death melódico y el metalcore, aunque conociendo alguno de sus gustos (en donde se incluyen ARCHITECTS o PARKWAY DRIVE) no debía sorprenderme tanto. El caso es que aquel debut me llamó la atención para bien, aunque le achaqué dos puntos débiles: un sonido muy planito y la falta de estructuras pensadas para ser retenidas. Me explico en lo segundo: el grupo tenía muy buena técnica y Sara tiene una voz tanto melódica (sobre todo) como agresiva sobresaliente, pero según escuchabas el disco no eras capaz de retener nada más allá del single citado de «Lost«. En directo mejoraban mucho e incluso se atrevían a hacer suyas versiones como el «The greatest» de SIA, que es una debilidad particular de Sara según tengo entendido. Pero en disco aún les faltaba por dar el paso definitivo.

Pues bien, tres años después de aquello, y después de que su bajista Jio estuviese un tiempo perdido, la banda madrileña ha decidido que era el momento de soltar el aire que en su debut habían retenido. El resultado es un segundo trabajo que supera con creces el primero en todos los sentidos y que, precisamente, consigue hacer olvidar los puntos débiles del debut y profundiza en las benevolencias ya vistas en aquél. En cuanto a lo primero, y aunque han repetido tanto estudio de grabación (los Sadaman de Carlos Santos) como el encargado de la masterización (Jens Borgren en Suecia), lo cierto es que todo suena mucho más natural y amplio, no tan comprimido como en el debut de HIRANYA. Esto potencia sobre todo la voz de Sara (en especial su voz limpia, que me sigue encandilando aunque no sea tan amplia en registro como por ejemplo la de JINJER, grupo con el que tienen ciertos parecidos). Pero también, y ante todo, hace que la riqueza musical aumente, y es que Breathe out es un disco con mucha música y muchos detalles que van saliendo con las escuchas.

Enlazo con lo anterior: en HIRANYA los riffs siguen siendo pegadizos y adictivos, pero ahora le han dado un punto de complejidad a los breaks y enlaces entre partes, de manera que sin perderse en el abismo aumenta el contenido narrativo de los temas. Al mismo tiempo, y aquí  viene la segunda mejora, ganan en capacidad de retentiva. Y es que en Breathe out han logrado componer partes que se quedan a la primera y que dan personalidad a los temas, ya sea en forma de estribillos con voz melódica o de riff principal que se quedan grabados. Esto es lo que echaba mucho de menos en el debut y aquí, unido a un sentido de la melodía mayor y a unos solos más trabajados, dan como resultado un disco mucho más completo y colorista. Un trabajo variado que es al mismo tiempo delicado (como «Shot«, «Harpy» o la extensa y muy conseguida «Angel«) y también agresivo (como en «Far away» o «Insanity«), y que tiene varios singles destacables (mi preferido «Conformism«, pero también el que ha escogido la banda, que además tira de modernismos en forma de teclados que quedan genial, «Transparency«).

Se lo han tomado con calma, pero HIRANYA han sabido sacar partido de la bocanada de aire que cogieron en Breathe in. Han hecho un buen análisis de fortalezas y debilidades y han logrado sacar adelante un segundo trabajo que profundiza en lo mejor del primero y que pule lo menos bueno de su primer esfuerzo discográfico. Breathe out es un buen ejemplo de cómo con buenos ingredientes de base se pueden hacer productos muy reseñables. Que sigan así que van por el buen camino.

Comparte:

COMENTARIOS