HILOTZ – Hil Ala Bizi, 2012

Enlaces: MySpace Facebook Twitter

¿Te gusta el Headbanging? Es decir, sentir en primera persona aquello de que tu cabeza adquiere vida propia. Bueno, si la respuesta es afirmativa, estas lineas te llamarán cual sirena a marinero porque tienen algo valioso que decirte: han llegado unos jóvenes metaleros vascos, que practican un Heavy Metal para volarte el sombrero. 

Hil Ala Bizi es la primera maqueta de estos señores, que se traduce en un sonido demoledor, basado e influenciado en grandes nombres del Thrash, pero con tintes definidos de un metal más clásico en muchos de sus ritmos. Como nota de originalidad, así como una declaración de intenciones, las letras están íntegramente compuestas en euskera. 

La obra da comienzo con una intro, que da nombre al disco, y que como en muchos otros casos, te conduce sin piedad hacia la canción numero 2, también llamada Ezin Atzera Bueltatu (No poder volver atrás). Y nunca mejor dicho, porque una vez arranca, no puedes dar marcha atrás, pues esa batería rompedora, acompañada del guitarreo al mas puro estilo Thrash de unos KREATOR o TESTAMENT, no darán tregua.

Pasando al siguiente capitulo de esta tormenta eléctrica, nos encontramos con Amesgaiztoa (Pesadilla), que viene precedida de unos deliciosos golpes de batería a la que se le suman las guitarras con toda su furia. En mi opinión, es una de las canciones con más galones y con más efecto de cara a un directo, los cuales se antojan maravillosos. Un golpe llano, directo  cargado de esa omnipresente combinación de una base Thrash con ritmos más clásicos.

Y sin que apenas te haya dado tiempo a respirar, te ataca sin avisar Hilzori Amaigabea (Agonía sin fin), un verdadero trallazo evocador, a esos tremendos mosh que se forman en un concierto de Thrash (¿sabéis a lo que me refiero, verdad?). El tema pasa por diferentes pasajes rítmicos a gusto del consumidor sibarita, en los que se regocijará sin apuro ninguno. Demoledor sin más.

Pasamos ahora a Errealitate Ustela (Realidad podrida), en donde el comienzo quizás nos de esos segundos para respirar (y suspirar) pero que no tardará demasiado en arreciar el tornado de nuevo. Volvemos a encontrarnos con diferentes episodios dentro de un mismo tema, y esto es sinceramente encomiable, dada la juventud a la que se enfrenta la composición del trabajo. Son jóvenes pero con muchas ganas de mostrar su rabia metalera.

El último golpe del huracán lo propina Hil Eta Gero (después de morir), que básicamente es un final perfecto, rudo, consistente y respetando la linea en la que se ha movido el redondo. Junto con Amesgaiztoa, este es uno de los pilares maestros de esta maqueta, y no son pocos los que así opinan. 

Señores, he aquí un verdadero descubrimiento y otro, si, otro debut para quitarse el sombrero. Jóvenes músicos que reunieron toda su destreza para ponerla al servicio de su furia compositiva y dar a luz lo que a estas horas ,espero, estés escuchando. He de decir que si este país aun mantiene alguna esperanza de ser respetado en ciertos ámbitos, la música de verdad, aún tiene mucho que decir.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS