HIGH TENSION (AUS) – Purge, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

HIGH TENSION, la banda nacida en Melbourne en 2012, se presenta de nuevo ante nosotros con el que es su tercer proyecto musical. El más ambicioso y personal de toda su carrera.

Tras idas y venidas en la formación inicial, parece que han encontrado esa estabilidad que les ha permitido unificar ideas y emociones para crear un trabajo digno de escucha y análisis.

El humano siempre vive en constante búsqueda de sus raíces y su origen, en esa lucha por saber es lo que nos motiva a ser como somos. En este caso para Karina Utomo el origen siempre ha estado latente en su interior, solo era necesario un impulso en forma de melodía. Purge es la crudeza hecha disco. La historia de la humanidad se refleja en formato musical, para relatarnos las vivencias acaecidas durante las matanzas anti-comunistas en Indonesia en 1965-1966 y el poso de miedo y rencor que aún fluyen entre la sociedad actual. Se desenvuelve en un ambiente oclusivo y de furia que en gran parte es influenciado por Karina, demostrado una técnica vocal arrolladora en cada uno de sus temas.

El origen indonesio de la vocalista es un factor determinante a la hora de construir la atmósfera que rodea al álbum, traduciéndose en la actuación más potente e intensa de toda su discografía. Un torrente continuo de emociones sirve para desgranar uno de los episodios más atroces de la historia moderna. Ira, miedo, venganza, justicia… son los elementos con los que juegan durante en casi 35 minutos, concentrados en una descarga que se sirve de numerosas y diversas influencias musicales.

Un punteo que introduce la voz penetrante y aguda de Utomo, acompañada por una cadenciosa percusión, nos muestra un escenario post-metal en el que pronto vamos a descubrir que tras el saturado prefijo existe mucho más de lo que aparenta. Queda patente que alrededor de la cantante existen un conjunto de músicos dignos de un gran nivel técnico.

«Ghost to ghost» es un vendaval que bajo su corte marcial esconde una vibración que recuerda a la energía irrefrenable de ARCH ENEMY en los tiempos de Angela Gossow, y en el que empezamos a vislumbrar el buen hacer de Lauren Hammel. Al mando de las baquetas es capaz de mantener un ritmo sólido y constante con el que arropar al resto de instrumentos, alterando el ritmo en función de las emociones que pretende transmitir. Sin merma en su intensidad, encontramos una vena sludge en la onda más brutal de BARONESS que sale a relucir en temas como «Ular » y «Veil«, dando un tono más oscuro .La profundidad y agresividad de las guitarras y el bajo denotan que Deslandes y Weston forman un tándem demoledor, perfectamente compenetrado, que se alterna el protagonismo sin eclipsarse.

 En otro extremo «The legacy» y «Rise» añaden unas melodías más progresivas dignas de los últimos MASTODON, mientras que «Surrender» soprende decelerando hasta alcanzar el tono atmosférico de CHELSEA WOLFE, demostrando una gran versatilidad de la que hacen uso para cambiar el registro sin perder su carácter incisivo.

Queda más que claro que la vocalista al frente de la banda está dispuesta a hacer tambalearse el sistema establecido. Y no solo metafóricamente, sino como ejemplo para una sociedad opresora con el bando femenino, en el que aún existen serias carencias en cuanto a libertades individuales. El hecho mismo de lo que Karina Utomo representa, como mujer, cantante de metal extremo y crítica con el relato oficial de su país de origen, Indonesia, tiene un poder simbólico excepcional.

Purge es una danza ritual dedicada a la pura venganza, la justicia social y la memoria histórica.

Comparte:

COMENTARIOS