HEY FOLKS! – Destination north, 2015

Enlaces: Web Oficial Facebook

heyfolks!01Es una especial satisfacción comprobar cómo, en las últimas décadas, siguen apareciendo grupos y más grupos de folk celta ya no solo en España (inmediatamente pienso en GWENDAL), sino en las regiones que, históricamente, se han impregnado de la cultura celtíbera. Y no solo hablo de Irlanda, Escocia, Gales, Galicia o la Bretaña francesa, sino en los territorios de parte de las antiguas colonias de Nueva Francia en sus tres provincias marítimas de Canadá. Ahí es nada…

Grupos que no se quedan en eso, es decir en repetir o representar la música celta en su estado más puro, sino que se esfuerzan por ofrecer algo más, en este caso fusionando dicho estilo con otros géneros musicales, proponiendo algo más novedoso y personal.

Pienso en muchos artistas y bandas que, a lo largo de su carrera, bien en ocasiones puntuales o a nivel más general, han mezclado el folk celta con el pop rock (VISHTEN), el folk a lo Bob Dylan (RONNIE DREW), el rock (MERZHIN), el punk rock (THE LEVELLERS), el folk rock y new age (CLANNAD) o, incluso, la rama bailable del jazz –el swing- de la mano de DOMINIQUE DUPUIS (solamente hay que escuchar “Draggin’ the bow”). Esto en relación con géneros más radiables (el caso del ambient, por ejemplo, da mucho juego con el celta: LORENA MC KENNITT, MAIRE BRENNAN, NIGHTNOISE, JEFF JOHNSON & BRIAN DUNNING, WILLIAM COULTER, DAVID ARKENSTONE… son artistas que, de un modo más o menos explícito, fusionan la música más ambiental con el folk celta).

Eso si echamos la vista más allá de nuestras fronteras. A nivel nacional todos recordamos la fusión que han realizado desde la década de los 80’s CELTAS CORTOS con el pop, o acercando el ascua a nuestra sardina MÄGO DE OZ con el heavy metal. Incluso podemos pensar en la joven gaitera SUSANA SEIVANE, y en nuestro Serrat asturiano en cuanto a música folk celta se refiere: CHUS PEDRO, integrante de NUBERU. Los ÑU también tendrían cabida en cuanto a fusión de lo nuestro con el folk…

¿A qué viene todo esto? Pues al recuerdo que tengo de unas declaraciones que hizo un músico importante allá por el año 1990 (¿puede ser algún componente de LIVING COLOUR?), en las que respondía a la eterna pregunta de “¿dónde está el futuro del metal?” con la escueta, pero contundente, contestación de “en la fusión de estilos”.

Y ahí es donde entra en juego Destination north, segundo trabajo discográfico de HEY FOLKS!, publicado por The Fish Factory, un disco de folk celta mezclado con el rock que, ante todo es folk y rock, pero también fusion. En él no se encuentran mundos maravillosos, donde dioses, druidas y héroes propiciaban fracasos y triunfos, y participaban en las proezas, las aventuras y las historias de amor de los protagonistas. O casi. Porque, si bien tiene su dosis o punto de épica, como digo antes, no se ciñe al folk celta más puro, sino que la fusión de estilos envuelve con especial acierto el trabajo de éstos.

Así, dicho todo lo anterior, podemos encontrar influencias paganas nórdicas (el inicio de “Correveydile” me recuerda a las últimas obras de Varg Vikernes), ritmos reggae en “Perrunilla rastafari”, rumba cubana en “De la uva sale el vino” o unas líneas de bajo y toques muy funk en la segunda mitad de “Atahualpa you funky”.

Aparte de todo ello, es necesario hacer hincapié en el halo de trabajo de guitar heroe que desprende este álbum, ya no solo en las líneas de las guitarras, sino incluso en las de violín. En este sentido pienso en “Hawaii”, donde se advierte la influencia SATRIANI, como en “Irish acorn”, donde este peso de la música de Satch se funde con el de JORGE SALÁN (uno piensa también en “Lola”). O la influencia de GARY MOORE  en “Extreme dance”, épica y melódica, una de las mejores canciones del redondo (donde, por cierto, se percibe especialmente el sonido del bajo, instrumento denostado en muchos trabajos de rock). Incluso en “Breeze” se puede percibir esta influencia, un tema muy bien estructurado, parsimonioso en su primera mitad y más acelerado en su segunda.

En definitiva, estamos ante un trabajo enteramente instrumental donde se combinan los instrumentos típicos del rock con otros como la flauta travesera, violín, ukelele, e-bow, percusión variada, bandurria y acordeón, que personalmente me recuerda, en cuanto a concepto, a los discos de METAL CAMBRA, pero que, a diferencia de combinar el metal con el folk y la música clásica, lo hace fusionando el rock con el folk celta, con trazas de otros subestilos que, lo que precisamente consigue, es dotar al disco de una riqueza sobresaliente. Y, ojo, que son de Almendralejo… Como digo el principio: ahí es nada.

firmatopo

Comparte:

One thought on “HEY FOLKS! – Destination north, 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS