HELRUNAR (DEU) – Vanitas vanitatvm, 2018

Enlaces: Facebook

De entre las cientos de bandas que ha dado el black metal al mundo hay algunas que siempre destacan por su personalidad y por seguir fieles a su propio estilo, además, por supuesto, de tener buen gusto y modales a la hora de componer y ejecutar la música.

En este caso, el buen gusto y los modales los ponen los alemanes HELRUNAR, de quienes ya analicé su magnífico Niederkunfft de 2015. Tres años han tardado en editar un nuevo larga duración, y se nota MUCHÍSIMO ese tiempo que se han tomado para madurar bien su obra. Y siguen siendo HELRUNAR, siempre con el medio tiempo como batuta y con la poesía hecha gutural, con esas voces tan características de Skald Draugir, que expele de maravilla los golpes de voz, transformando las sílabas en gélidas flechas que atraviesan las barreras de los idiomas, haciendo que no importe que no entiendas ni papa de alemán ya que transmite hasta con las respiraciones; tal es su técnica vocal e interpretación.

No hay que desmerecer, por supuesto, el alma principal de Vanitas vanitatvm, que son las guitarras. El trabajo compositivo en este opus es de una finura admirable. Además de no caer en los típicos tópicos del género, hacen alarde de un buen repertorio de recursos, poniendo pausa a los riffs cuando la ocasión lo requiere, haciendo progresiones muy fluidas y entrelazando las guitarras con distorsión con partes de cuerda acústica que le dan una belleza al disco bestial, resultando una sensación parecida a cuando contemplamos una escultura de piedra maravillosamente manufacturada y de tétrica belleza en el centro de un cementerio. Esa mezcla de lo bello y lo tormentoso la han clavado a la perfección, sumando de manera magistral a esa poética lanzada por las líneas de voz, solidificando la base musical brutalmente.

Me gusta el aura que desprende Vanitas vanitatvm, porque aunque no sea un disco muy cafre desprende oscuridad a raudales, acrecentándose esta sensación en los momentos más lentos del disco, que casi rozan el doom en alguna ocasión. La batería, a pesar de que en HELRUNAR no hacen de la velocidad una virtud, tiene también sus partes más rápidas que contrastan a la perfección con el medio tiempo reinante a lo largo de todo el LP y que sientan como auténticos arrebatos de rabia en forma de blast beat tradicional a esa base musical ya de por sí cargada de mensaje y sentimiento.

Me ha gustado mucho este disco y, a pesar de que para muchos igual no es una conclusión sólida, para mí Vanitas vanitatvm debería de terminar de colocar a HELRUNAR donde corresponde, ya que es el mejor disco de su carrera. Muy recomendado para seguidores de KAMPFAR, IMPERIUM DEKADENZ, FARSOT o HELHEIM.

Comparte:

COMENTARIOS