HEIDEVOLK (NLD) – Velua, 2015

Enlaces: Web Oficial Facebook

heidevolk00Desde Países Bajos nos llega el último disco de una de las bandas más representativas del género en el país, HEIDEVOLK. Formada en 2002 y con una discreta carrera en cuanto a lanzamientos se refiere (cuentan con un single, un EP, un split junto a TYR y ALESTORM y cinco largas duraciones), HEIDEVOLK ha logrado a pesar de ello ser uno de los referentes del folk/viking en todo el mundo, participando en numerosos festivales a nivel europeo.

Este nuevo trabajo titulado Velua, vio la luz a través de Napalm Records el pasado 20 de marzo de este año y es su trabajo más extenso hasta la fecha, con una hora y siete minutos de duración. Pero dejemos ya las presentaciones y centrémonos en lo que nos ocupa.

La música de estos holandeses no ha solido destacar por ser demasiado extrema. Siempre han sabido encontrar un equilibrio bastante correcto entre la melodía y la agresividad, sin llegar a ser brutos.

Pero el punto fuerte desde sus inicios, ha sido sin lugar a dudas esos juegos de voces, muy graves siempre, que ensalzan de manera soberbia el conjunto de la música que crean.

Sí que es cierto que en su anterior trabajo (Batavi, 2012) se atrevían con algunos ritmos poco habituales, que hacían un poco más rápido el conjunto de su música. Pero HEIDEVOLK nunca ha necesitado ni necesitará valerse de blast beats a toda pastilla o de dobles bombos vertiginosos para destacar. Han dado con una fórmula, una apuesta sencilla y efectiva, con mucha energía que transmitir.

Comenzamos con “Winter woede”. Menuda manera de empezar un disco, pelos de la nuca erizados. Con su sello por bandera en todo momento, aparecen antes de lo esperado y tras las características voces graves, unos guturales de apoyo muy bien ejecutados y empleados de manera correcta. Me gusta mucho que hayan vuelto (intencionadamente o no) a retomar la estela que dejó su Walhalla wacht, uno de mis discos favoritos de la banda.

Tras la agradable “Herboren in vlammen” y la melancólica “Urth”, llega “De hallen van mijn vaderen”. Un tema más tranquilito para poner pausa a un comienzo de disco muy animadito. Me recuerda por momentos a uno de sus himnos más coreados “Wodan heerst”, aunque menos pegadiza que esta y más lenta, han sabido intercalar los temas en el inicio, cosa que a veces puede resultar algo complicada y compremetedora.

Con “De vervloekte jacht” corroboran algo que llevo pensando desde el inicio del disco. Me suenan más rockeros. Ya no sólo por los ritmos de percusión empleados la mayor parte del tiempo. Las guitarras suenan muy cercanas al rock durante gran parte del disco y esto es algo que añade otro punto fuerte a este trabajo. Son valientes y no tienen miedo de sonar a lo que sea. Les gusta lo que hacen y se nota.

El sonido es muy bueno; todos los instrumentos están bien compactados en la mezcla, las guitarras solistas tienen un sonido muy metálico muy grato y la batería suena perfectamente. Me gusta mucho el sonido del charles y la caja, como apunte personal.

Me ha sorprendido bastante que, a pesar de que todos los cortes siguen una línea muy similar, no se me ha hecho pesado escuchar este disco, contando también con su extensa duración. Otro punto a favor.

Tras “Velua”, tema que da nombre al disco y que pasa un poco desapercibido, llega “Een met de storm” uno de los temas que más a ellos mismos me ha sonado de todo el disco, recordándome a su brillante debut De strijdlust is geboren por momentos. Pero si ha habido un tema que desde el primer segundo ha hecho que me estremezca ese es “Richting de wievenbelter”. Una dulce guitarra da comienzo a este temazo, cuyo comienzo adornan unos coros femeninos preciosos. La magia de HEIDEVOLK se hace realidad cuando entran el resto de elementos por tus oídos: las guitarras rítmicas, pesadas, una batería lenta, impacientando al oyente por saber qué vendrá después y esas voces. Las voces son una absoluta pasada. Cuanto más escucho a estos holandeses, más me gustan las líneas vocales que emplean y cómo las encajan en su música. Chapeau.

Tras mi favorita, llega “In het diepst der nacht”, otra de las que más me ha gustado. Se podría decir que la recta final de este trabajo ha sido lo que más me ha gustado. En “In het diepst der nacht” es quizá en la que más viking a la antigua usanza suenen, con guitarras que me recuerdan a los todopoderosos MANEGARM y en la que emplean de manera más deliberada las voces rasgadas o guturales. Un tema muy chulo tras el cual aparece “Vinland”, quizá la más movidita y festiva del disco. Es perfecta para mover la cabeza a la par que sostienes una jarra helada repleta de buena birra y piensas en si deberías beber un gran trago o rociar el contenido de la misma sobre tu cabeza y saltar de acá para allá. Buen broche el que le pone HEIDEVOLK a sus temas con este tema, pero aquí no acaba esto. En la edición especial, nos sorprenden con tres versiones. “Immigrant song” de LED ZEPPELIN (la que más me ha gustado de las tres), “In the dutch mountains” de sus compatriotas poperos THE NITS y “Rebel Yell” de BILLY IDOL. Tres buenas versiones que son un buen regalo para todo aquel coleccionista de las ediciones especiales.

En resumen, un disco muy tranquilito, con mucho matiz rockero, pero siempre manteniendo el sello HEIDEVOLK y la esencia pagana que desde sus inicios les ha acompañado.

 2firmajabo

Comparte:

One thought on “HEIDEVOLK (NLD) – Velua, 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS