HEID – Alba, 2016

Enlaces: Facebook Otro enlace

heid01Como los wendol de los manuscritos de Ibn Fadlan, retornan los madrileños HEID envueltos por la niebla.
Aunque en esta ocasión, al contrario de lo que suele pasar, la niebla les ha valido para deslumbrar con su nuevo trabajo, el cual se coló sin mucha dificultad en mi top diez de discos del año pasado.

Alba es un disco en el que demuestran, amén de madurez compositiva, que les gusta el sonido natural, muy típico de los discos del rollo de mediados/finales de los noventa. Esto favorece muchísimo ese sentimiento que quiere transmitir la banda: el legado de la vieja Castilla; sus culturas, sus batallas y su folclore. Este tipo de sensaciones son mucho más difíciles de transmitir con un sonido más moderno y procesado.
Ojo, que el sonido es excelente, no quiero que se me malinterprete; en lo que a producción se refiere, todo conserva ese aura de naturalidad y ha subido el peldaño lógico de calidad con respecto a su EP de 2014.

Incluso sonando todo tan natural, podemos apreciar bien los diversos instrumentos, ya sean los fundamentales de una banda de metal, como los específicos de una de folk: violines u otros instrumentos de cuerda frotada, panderetas, arpas de boca, panderos y demás percusión, dulzainas… absolutamente todo se distingue en condiciones, con lo que es un aspecto en el que me tienen ganado por completo.

¿Qué hay de la música? os preguntaréis. Pues bien; considero que se han salido. A pesar de dejar ligeramente un poco más de lado los elementos de metal más moderno (aunque siguen escuchándose breakdowns empleados con mucho más criterio que lo que suele ser costumbre entre las toneladas de bandas que los usan) han ganado en ritmos más machacones, en folk y sobre todo, en las partes más blackers gracias a los blast beat y a los riffs rasgados tan típicos del género.
Encima de todo, han sabido repartir todos los elementos de manera en la que el oyente no se pueda aburrir, o pensar «este tema suena más a tal». El equilibrio es de lo más ameno.

Para que se note que han ‘encabronado’ sus composiciones desde el inicio del disco, ha sido una buena elección comenzar con «Rumbo al sur», trallazo escogido para uno de los videoclips promocionales de Alba. Me flipa cómo confeccionan las letras estos chicos, ya que tanto en vocabulario como en estructuras, da la sensación de que estén recitando poemas medievales, un extra más a ese sentimiento del que antes hablaba.
Me ha encandilado la manera en la que Iván pronuncia, modula y en definitiva, su timbre de voz. Concretamente en «Alba» y en «El traidor» me gusta mucho como va encajada la letra y los golpes de voz que da; una auténtica maravilla.

Los de Madrid han sido valientes una vez más al incluir temas tradicionales, a destacar «El buey», con la que me he sentido tan identificado al ser la dulzaina el instrumento que lleva la voz cantante. Como amante del folclore valenciano que soy, en el que se utilizan tanto las ‘dolçaines’ o ‘xirimites’, no podía dejar de gustarme, y más aún cuando los arreglos para adaptarlo al metal están tan conseguidos.

Si tuviera que escoger un punto fuerte de este disco sería la versatilidad que ofrece. Como habéis podido leer, me han gustado muchas cosas de Alba, y si me pongo a pensar no me ha disgustado ninguna. Me gustaría destacar como mi favorito el corte «Arde la rebelión», en el que los ramalazos de pagan black metal se mezclan a la perfección con otros más del palo death metal del brutote, haciendo que me sea inevitable que me acuerde de los vascos NUMEN, una de mis bandas favoritas. Esto es razón de más para darnos cuenta de que HEID tiene todo lo necesario para llamar la atención de muchísima gente y convertirse en una de las indispensables bandas del género pagano en nuestro país, y si el mundo del metal fuera justo, de Europa.

 

firmajabo

Comparte:

COMENTARIOS