HECATE (EGY) – In Nomine Artem Blackium, 2020

Enlaces:

Después de años de ausencia, la banda egipcia HECATE regresó a la escena el pasado agosto cuando lanzó su segundo álbum In Nomine Artem Blackium y, como novedad, es la primera vez que el grupo produce un estilo de black metal sinfónico con tendencias del death metal. Pero sin entretenernos más, vamos a sumergirnos en este novedoso proyecto de nueve pistas y casi una hora de duración.

HECATE decide iniciar este trabajo con «Naamah«, una introducción de álbum bastante acorde con todo lo que analizaremos después. Con una mezcla de sonidos muy graves, violines con un ritmo que poco a poco nos va introduciendo en el disco y con unos golpes de batería muy fuerte y marcados, damos por iniciado In Nomine Artem Blackium.

Con «King Ov the Underworld» podemos ver la cara del álbum. Una voz gutural respaldada con una orquesta que no deja de marcar un ritmo muy firme y marcado nos muestra esa mezcla de black y death que la banda ha decidido utilizar en la mayoría del trabajo (especial atención al cambio a un ambiente más depresivo en la mitad del tema). Pasando a «O Apollyon, O Azael«, se puede apreciar cómo esa firmeza de la que hablábamos sigue presente, esta vez gracias a la potencia vocal de Adam Zalder y al coro situado en una segunda línea. Este coro será mucho más visible en la pista que da nombre a este trabajo. Con un tono muy melódico junto con esos riffs pesados que nos llevan acompañando todo este viaje, se presenta esta pieza que podríamos decir que es la más completa de todo el álbum. Muy interesante la combinación que ha marcado la banda entre los notos más graves de la voz y los tonos más agudos de la orquesta junto con un estilo y estética bastante oriental por parte de esta última.

Con «Into the ultimate void» hemos llegado a la segunda mitad de este segundo álbum de la banda egipcia. Esta pieza podría definirse como un breve interludio a una segunda fase. Y por si esto no nos había quedado claro, llega la soprano italiana Sarie en «Sons of Hecate» y «Surrealistic resurrection» representando otro estilo más sinfónico del álbum (sobre todo en la primera pista nombrada). Además, esta no es la primera colaboración que Sarie y Lord Mist realizan, ya que ambos participaron antes en un proyecto llamado OREB MAVET.

Y la verdad es que poco más es lo que podemos decir de In Nominem Artem Blackium. Es un trabajo completísimo: el juego de ambas voces y sus tonalidades está tratado con especial cuidado y es algo que se puede notar durante toda la escucha; la mezcla del sonido orquestal con los tonos más death y blackers también se nota que está especialmente cuidada en la composición, ninguna de las tres se pisa ni silencian en ninguna de los temas y esto es algo apreciable durante los cincuenta minutos de duración; y, por último, gran acierto en la colaboración de Sarie.

Si sois amantes del sonido más extremo, pero a la vez lo vuestro es la orquesta, In Nominem Artem Blackium es vuestro nuevo álbum.

Comparte: