HAWKEYES (CAN) – Last light of future failure, 2019

Enlaces:

No soy muy ducho en metal instrumental, la verdad sea dicha. Y no porque no lo disfrute. Simplemente, cuando a música instrumental se refiere, suelo tirar por derroteros más electrónicos, música ambiental, bandas sonoras o incluso música clásica. 

Tampoco soy muy ducho en la escena metálica canadiense, que es en la que nos vamos a centrar hoy por el mero origen de la banda en cuestión, aunque sí que suelo escuchar algunos proyectos del país de los castores, como DEVIN TOWNSEND, BENEATH THE MASSACRE, ANNIHILATOR, DESPISED ICON, FORTERESSE, GORGUTS, MONARQUE, SORCIER DES GLACES, CRYPTOPSY, ANVIL o SKAGOS, por nombrar unos cuantos. 

Pero bueno, hoy no estamos aquí para hablar de mi vida, así que vamos al lío. Hoy vengo con algo a lo que, como decía al principio, estoy poco habituado, ya que a pesar de que este año quizá haya sido el elegido para aumentar mis conocimientos en todo tipo de doom, se trata de un proyecto instrumental. HAWKEYES nacen en Kitchener, Ontario, hacia 2011, y hasta la fecha han editado tres splits y otro LP además de este Last light of future failure, editado a través del sello estadounidense Helmet Lady Records

Muy serio lo que nos proponen HAWKEYES en este segundo larga duración, más aún teniendo en cuenta que un servidor los descubre con esta obra. En menos de cuarenta minutos, repartidos en cuatro cortes, este sexteto despliega una auténtica oda a la psicodelia más setentera, la cual adereza generosamente una base stoner doom muy atractiva.  

The lickening” es la carta de presentación idónea para este redondo, con guitarras que te envuelven en una nebulosa de colores ocre, azul y blanco con brillantes destellos dorados que emanan con el rechinar de esas guitarras parecidas a sitares, que le dan a esa intro un sentido y un sonido casi tántrico. Van confeccionando además todas las cuerdas un entramado de notas similar a lo que forman los cristales y los espejos de un caleidoscopio con los colores. Una maravilla auditiva que convierte la experiencia en algo casi audiovisual. Suena esta “The lickening” casi a rock psicodélico más que a stoner, pero mantiene un crescendo casi constante que va endureciendo ese aparente rock hacia algo más contundente.

Algo parecido pasa con el siguiente corte, que comienza sonando puramente setentero pero de pronto coge algo de revoluciones (teniendo en cuenta el género) y anima esa sensación psicodélica, haciendo que te plantees, en un futuro no muy lejano, disfrutar la escucha de Last light of future failure, bajo la influencia de unas buenas Golden Teacher. Quizá la más pegadiza y bailonga de las cuatro canciones que forman este LP, gracias a ese cuatro por cuatro casi perpetuo con el charles a contra. 

También dejan hueco para recursos como sintetizadores, que si bien mantienen el nivel de psicodelia alto, en ocasiones llegan a sonar incluso futuristas, como en la melodía tan sugerente de “Nude karate”.

No sé si habrá sido su intención realmente, pero es como si los cortes que forman este álbum fueran capítulos de un mismo cuento, como los diferentes episiodios que se pueden vivir en un viaje de hongos, comenzando lentamente a calentar tu estómago, haciendo que te fijes en nimios detalles después, para llevarte posteriormente a la euforia y finalmente a una relajación buenrollista. Es lo que pasa con “Full of secrets”, quizá el corte que más stoner suena de los cuatro y cuyo ocaso se funde con una outro que vuelve a echar mano de sintetizadores y de guitarras con delay, para dar un cierre atmosférico a una obra que no tiene ningún tipo de desperdicio. 

Sin duda alguna, me han conseguido enganchar para profundizar más en su discografía y, quién sabe, para viajar más allá de lo que la música y nuestra propia imaginación nos pueden hacer llegar en ocasiones.

Comparte: