HAVOK (USA) + CLOCKWORK + XXX – Valladolid – 12/06/12

Enlaces:

¿Es realmente necesario? Es la pregunta que me hago desde la barra durante las pruebas de sonido, antes de que se abran las puertas de la sala. ¿A qué viene este empeño revivalista del que habla todo el mundo desde hace meses? ¿Qué es lo que aportan objetivamente formaciones tan anacrónicas como HAVOK en 2012? Se me ocurren un sinfín de respuestas, todas ellas discutibles. Y entonces se abren las puertas y entre la escasa concurrencia descubro con sorpresa a los cuatro integrantes de ANGELUS APATRIDA (a quienes se aplican los mismos argumentos que he estado sopesando hasta hace un momento), que acuden discretamente a la barra, a medio metro de distancia, a por una cerveza. (Guillermo Izquierdo me explica que son buenos amigos de HAVOK desde que hicieron una gira con ellos y que han venido expresamente a verlos.) En seguida XXX toman el escenario y yo dejo de hacerme tantas preguntas.

Si no los conocéis, os espera una buena sorpresa. Los campeones locales, que no hace demasiado tiempo abrieron el KAIOWAS TOUR con CRISIX y THE EYES en esta misma sala, son seguramente la banda más heavy de la noche y disfrutan del sonido más definido de las tres. El repertorio es necesariamente breve, pero efectivo; de hecho, en un momento dado veo que el cantante de CLOCKWORK atraviesa la sala, tocando la guitarra de aire con gesto de completa satisfacción. El grupo está ultimando en estos momentos la grabación de un disco del que espero hablaros con detalle dentro de poco. Hasta entonces, deberíais hacer los deberes y buscarlos. Absolutamente recomendables.

CLOCKWORK en cambio no necesitan presentación. Apenas dos años de existencia y un EP de cinco temas en el mercado y se han convertido en una de las formaciones con más futuro de la escena española. Y os aseguro que no defraudan sobre las tablas. Pero claro, no son lo que se dice nuevos en esto, como demuestran las credenciales de sus componentes y las colaboraciones que adornan el disco. Groove en la línea de bandas internacionales como DEVILDRIVER o LAMB OF GOD, aunque el cantante también tiene un registro melódico que no encontramos en estas. Me apuesto un salario mileurista a que dentro de algunos años los que asistimos al concierto de esta noche diremos con orgullo que nosotros los vimos en directo antes de que se hicieran realmente grandes. Y teniendo en cuenta la trayectoria del grupo hasta el momento eso ocurrirá antes de lo que imaginamos. La propuesta más interesante y moderna de la noche.


A continuación retrocedemos treinta años en el tiempo. Aunque tenía mis reservas acerca de HAVOK, admito que los americanos tienen un directo apabullante y que los alardes técnicos y las descaradas influencias de las bandas míticas de los años ochenta que se observan en sus discos adquieren otra dimensión sobre el escenario. Además, después de una larguísima gira europea, los cuatro se muestran seguros y confiados durante toda la actuación, sonriendo en todo momento y estableciendo en seguida una fuerte conexión con sus seguidores. Y es que ni siquiera los escépticos tenemos objeciones a la energía de canciones como “Fatal Intervention” y “Morbid Symmetry”, que es una de las más celebradas. “Covering Fire”, dedicada a “nuestros buenos amigos” ANGELUS APATRIDA, y “Afterburner”, que huele a clásico en directo, son los últimos temas de un concierto que después de una hora escasa se hace extrañamente corto. A estas alturas, a nadie sorprende que hagan un bis; lo que nos deja a todos (ahora me incluyo) con la boca abierta es que este sea una impresionante versión de “Postmortem” y que se atrevan con “Raining Blood” inmediatamente después, mientras los más valientes se descalabran en el foso y David Sánchez arranca literalmente las cuerdas de la guitarra. De auténtico escándalo. En serio. Y como en todas las fiestas, la noche termina con músicos y espectadores hermanados, sudorosos y satisfechos, abrazándose y haciéndose fotos al pie del escenario. Y después de tantas reflexiones sobre la conveniencia de esta clase de bandas nostálgicas, lo único que cabe preguntarse ahora es dónde estaban todos esos que faltaron a la cita. Y dónde está la chupa de cuero con cremalleras que jubilé hace unos cuantos años.

Fotos: David Izquierdo.

Comparte:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

COMENTARIOS