HAVAMAL (SWE) – Tales from Yggdrasil (2019)

Enlaces: Facebook BandCamp

En el mundo del heavy metal hay un montón de tópicos que se repiten demasiado tanto para bien como para mal. Uno de esos tópicos es la temática vikinga. Por alguna razón es un tema que gusta mucho en el mundillo, tanto que incluso tiene un género propio llamado viking metal. El caso es que la lista de bandas con ese tema es grande. Cada día que pasa es mayor, y si hay una banda liderando todo esto en el mainstream son los death metaleros melódicos suecos AMON AMARTH. De la misma tierra se nos presentan HAVAMAL, que están bastante influenciados musicalmente por ellos, especialmente por los AMON AMARTH de Twilight of the Thunder God en adelante. También se me vienen a la cabeza los alemanes EQUILIBRIUM como posible influencia.

Lo que les diferencia es que HAVAMAL añaden a la mezcla un power metal con toques sinfónicos muy grandilocuentes y épicos que además de distinguirlos hacen que entren muy bien a primera escucha, aunque no es algo realmente novedoso. Líricamente no te vas a encontrar tampoco nada que no hayas visto anteriormente cinco mil veces, aunque si la temática vikinga te encanta ese detalle te dará absolutamente igual y disfrutarás hasta del mismo nombre de la banda.

Los toques de power metal sinfónico los notarás durante todo el álbum, aunque donde mejor se ven es en “Berseker”, el tema más largo y el mejor para mí ya que tiene todas las características nombradas en su mayor esplendor; a destacar el grito y el estribillo bélico que hará que te creas uno de esos guerreros vikingos tan sanguinarios de los que habla la canción. La excesivamente larga introducción “Harken the shadows” precede a “Draugers march”, la más directa y deudora de AMON AMARTH, ideal para abrir el disco e igual de efectiva que una incursión vikinga a una ciudad cristiana. El single “Dawn of the frost giants” cumple con su cometido, presentar la música de la banda y ofrecernos buenas melodías combinadas con el ambiente épico y gélido. A partir de aquí el álbum recurre a la repetición de esquemas en lo que queda de disco, por lo que desgranar tema por tema carece de sentido. Todo está bien cuidado y bien presentado pero peca algo de repetitivo, lo que lastra un poco el disco. Afortunadamente el disco no llega a la hora y eso ayuda a digerirlo mejor.

No es un mal disco, pero creo que su EP Call of the North estaba más conseguido. Tenía más coherencia; nada que ver con lo que hay aquí, ya que las partes sinfónicas tienen más protagonismo, pero creo que esa era la intención de la banda. No obstante, este primer disco es una buena carta de presentación contundente que les hará ganar unos cuantos adeptos. Habrá que ver qué caminos toma la banda en posteriores y futuros lanzamientos, pero son una buena promesa a tener en cuenta para los fans de este estilo.

Comparte:

COMENTARIOS