HATRIOT (USA) – From days unto darkness, 2019

Enlaces: Facebook

Es curioso ver cómo algunos gustos son inculcados desde temprana edad. Si no me creéis solo tenéis que ir a algún festival hoy en día para daros cuenta de lo que digo; vais a ver a algún que otro padre acompañado de sus hijos disfrutando juntos de la experiencia. Sin ir más lejos este servidor que os plantea este pensamiento y esta humilde reseña son una buena prueba de ello. Llevo mamando esta música desde que tengo uso de razón gracias a mis padres, con los cuales ha tenido y tendré más de una bonita experiencia gracias a esta increíble afición compartida. ¿Pero qué pasa cuando tu padre es músico e inculca estos gustos musicales desde temprana edad? HATRIOT es una de las muchas posibles respuestas a esa pregunta.

HATRIOT se formó como un proyecto de Steve “Zetro” Souza en 2010 junto a sus hijos Cody al bajo y Nick a la batería. Zetro ejerció de cantante dejando su inconfundible voz grabada en dos discos hasta 2015, que es cuando se dio la esperada reunión de EXODUS. Como fan de EXODUS obviamente me alegré, pero como fan de HATRIOT me dejo con la duda de si la banda tendría continuidad y, de ser así, qué sustituto podría estar a la altura de las circunstancias.

Las respuestas a mis dudas se han respondido con resultados positivos este año. Cody se pone en los zapatos de su legendario padre, y decir que lo borda es quedarse corto. ¡Lo calca! Si no llega a ser porque sabía de antemano que Zetro ya no estaba y que lo he buscado para cerciorarme, jamás hubiera notado la diferencia. No contento con eso también se anima a lanzar guturales que recuerdan al Chuck Billy más desatado y extremo, por lo que se da una alternancia de voces que me recuerda a F.K.U. y nos da una ligera idea de lo que podría haber sido DUBLIN DEATH PATROL (banda en la que  Zetro y Chuck Billy están de cantantes) si no se hubieran tornado en un divertimiento sin pretensiones en el que Zetro tuviera el protagonismo principal.

Algo que me ha sorprendido es la duración de los temas y el endurecimiento de sonido, el cual relaciono con la dirección que tomaron muchas bandas de thrash en los noventa cuando este estaba herido de muerte. No os asustéis; aquí hay thrash, pero también hay groove como se puede ver en la desvanecedora “Delete”, tema que si hubiera parido TESTAMENT en los noventa estaría en su disco Low. Se ve ambición de alcanzar cierta complejidad en los temas alargando la duración, cosa que ya se pudo vislumbrar en su anterior disco Dawn of the New Centurion y que a los thrashers de pura cepa puede que les eche para atrás, pero creo que se mueven bien en esos terrenos facturando bombas nucleares que sacuden los cimientos del infierno, como “No less Hell” o la frenética y desquiciada “Frankenstein must be destroyed”. Para los que sean más puristas “World, flesh and Devil” puede ser panacea, muy tópica aunque eficaz en sus forma, ya que recuerda a los HATRIOT de Heroes of origin y a los EXODUS más salvajes. No quiero irme sin destacar “Daze into darkness”, la cual olvida hasta cierto punto los esquemas de cómo hacer thrash metal convencional adentrándose en terrenos aprensivos y claustrofóbicos.

Los demás temas se mueven por los mismos derroteros ofreciéndonos una mezcla de lo expuesto anteriormente con enorme maestría y una buena amalgama de riffs, como se puede ver en «In the minds of the mad» o «Carnival of execution«, que combinando con una buena base rítmica no deja desencantado, consiguiendo moverse y gustar por igual a los thrashers de la vieja escuela como de la nueva reuniendo lo mejor de ambos mundos.

HATRIOT han demostrado que pueden brillar y tienen cosas que decir sin la necesidad de tener entre sus filas a un titán como Zetro. Ojalá les vaya bien en un futuro, ya que creo que tienen muchas cosas que decir todavía.

Comparte:

COMENTARIOS