HATESPHERE (DNK) – Reduced to Flesh, 2018

Enlaces: Facebook BandCamp

HATESPHERE, tras tres años de silencio desde New Hell en 2015, saca a la luz su nuevo trabajo Reduced to flesh, convirtiéndose así éste en el décimo álbum de la banda danesa. Sería el día 19 de octubre cuando pudimos disfrutar de este nuevo LP, que contiene el sonido más old school death-thrash de la historia de su carrera.

El disco se inicia con el tema “Praeludium”, de tempo lento y con una melodía que va ascendiendo y descendiendo hasta casi el final del tema, donde poco a poco se van introduciendo las distorsiones de las guitarras. Una intro que, sin duda, marca la inauguración de un álbum lleno de caña, con riffs propios del más puro estilo thrash, como ocurre en el segundo tema “Corpse of makind” (y un cambio de tempo bastante interesante a mitad de la canción), o un uso del tono de la voz más propio del groove death en el tema “Ruled by domination”. Habría que destacar en este punto el solo que se marca Peter, que puede recordar a ciertos temas de los DEATH.

Reduced to flesh”, tema del nombre del disco, es el que más está marcado por el estilo thrash. Muy destacable sería el minuto casi de silencio que la banda sitúa durante la mitad de la canción, para al final acabar con un sonido explosivo, mezcla de las guitarras y la batería. El sonido thrash seguirá sonando durante todo el álbum, pero podremos notar que no hay muchos más elementos destacables. “Lethal mistakes”, por ejemplo, aporta un ritmo marcadísimo, pero sin apenas cambios más notorios con respecto a los temas ya nombrados. Y “Afterlife” repite el elemento que citamos anteriormente, un silencio que aparece a mitad de la canción para acabar en la explosión de sonido y seguir con el ritmo veloz y thraser. Todo esto puede llevar a que nuestro oído acabe pensando que podemos estar escuchando los mismos temas una y otra vez, algo que podría ser un punto bastante negativo a la hora de la escucha del disco.

Entonces, después de todo lo dicho anteriormente, ¿sería recomendable este nuevo trabajo de los daneses HATESPHERE? Totalmente. Si bien es cierto que cuando ya ha pasado algo más de la mitad del disco podemos notar cada vez menos cambios de elementos y ritmos en los temas, incluso podríamos llegar a encontrar algo de monotonía, la caña que la banda ha depositado en Reduced to flesh, junto con el sonido thrash old school, hacen de este disco un trabajo muy aceptable y altamente recomendable.

Comparte:

COMENTARIOS